Actualidad

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Cataluña pide reducir la actividad social "al máximo"

La comarca confinada del Segrià, limítrofe con la provincia, registra 114 casos y en Lérida ya hay 57 hospitalizaciones

Cataluña pide reducir la actividad social "al máximo"
Cataluña pide reducir la actividad social "al máximo"
EFE

LÉRIDA/MADRID.- La consellera catalana de Salud, Alba Vergés, pidió este lunes a los leridanos "reducir la actividad social al máximo" y lo extendió al resto de población de Cataluña, pues "lo que pasa en Lleida nos debe alertar a todos".

La comarca leridana del Segrià, colindante con el Alto Aragón, cumplió ayer su tercer día de confinamiento. Establecer un perímetro del que no se puede salir tiene sentido para "acotar el brote", si bien esta medida debe acompañarse de lo repetido innumerables veces: "Distancia física, medidas higiénicas y mascarilla". Vergés señaló que lo que hay que hacer es "reducir la actividad social al máximo" para evitar contagios, siempre poniéndose uno en la lógica de que puede ser positivo y estar infectando.

Por otra parte, la región sanitaria recibirá este martes sanitarios y trabajadores sociales voluntarios de toda Cataluña con la previsión de un aumento de casos en las próximas semanas.

Así lo explicó la gerente de la región sanitaria, Irina Farreny, y el jefe de Vigilancia Epidemiológica, Pere Godoy, indicó que si después de dos semanas "no hay un cambio de disminución claro, se valorará el confinamiento en casa". La Conselleria informó el lunes, con datos del domingo, que en la provincia hay 114 nuevos casos, 112 en la región sanitaria de Lérida, a la que pertenece el Segrià. En esta región hay 14 brotes, diez en empresas hortofrutíolas, uno en un geriátrico, otro en una residencia de personas sin hogar, uno en un bloque de viviendas y otro en Tàrrega, donde se ha detectado un caso. Hay 57 hospitalizados, 8 de ellos en la UCI, y la incidencia es 20 veces más alta que en toda Cataluña.

SIMÓN CREE QUE SE DEBERÍA HABER CONFINADO ANTES

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, dijo que habría preferido que la Generalitat confinase antes el Segrià, aunque admitió que "a toro pasado es fácil decirlo".

Simón mostró su preocupación por los 15 focos en la provincia, 14 en dicha comarca, y aseguró que esta decisión estaba encima de la mesa cuando comenzaron a surgir los brotes que, aunque "en general se están controlando", algunos tienen un "volumen de casos muy por encima de lo razonable".

Sobre el origen de los brotes y su relación con los de Aragón, admitió que no cree que se pueda probar una hipótesis u otra "en ningún momento" porque afecta a "poblaciones muy móviles" y la recogida de fruta "no facilita el seguimiento individual".

Lamentó el aumento de hospitalizaciones. "Es lo esperado, pero nos hubiera gustado que no hubieran llegado a ese punto de saturación de hospital", dijo para aclarar que "no parece que hayan superado la capacidad, pero nos hubiera gustado que no hubieran llegado a ese límite".

Finalmente, UGT y CCOO culparon a los empresarios del campo de haber creado "un efecto llamada" entre los temporeros, contribuyendo así a la propagación. Emilio Terrón (UGT) señaló que este año se ha dado un "efecto llamada" todavía mayor y acusó a los empresarios de pedir hace meses que fletasen aviones del extranjero, entre otros llamamientos que han hecho que muchos inmigrantes se hayan desplazado y hayan terminado durmiendo en calles o hacinados en pisos "sin ningún control".

José Fuentes (CCOO) insistió en que las empresas agrícolas "se equivocaron al principio diciendo que necesitaban mucha gente"y que, en el sector frutícola, "importantes compañías han descuidado los protocolos de seguridad". Señaló que en Lérida "está primando la economía" por encima de la salud.

Etiquetas