Actualidad

ENCUESTA HENNEO

El 78% de los españoles da por hecho que habrá más confinamientos estrictos

El miedo al contagio ha subido entre la población y los jóvenes son los menos temerosos

El 78% de los españoles da por hecho que habrá más confinamientos estrictos
El 78% de los españoles da por hecho que habrá más confinamientos estrictos
H.P.

MADRID-. La segunda ola de la covid ha encendido las alarmas entre los españoles. El 53,5% de los ciudadanos tiene bastante o mucho miedo a contagiarse del coronavirus. Se percibe, de esta forma, un aumento respecto al dato del mes de mayo, justo en la primera ola, cuando ese temor ascendía todavía a menos de la mitad de los ciudadanos (49,2%). Actualmente, eso sí, hay un 15,4% que tienen poco o nada de miedo. Esta cifra apenas ha evolucionado respecto al inicio de la pandemia.

Es otra de las conclusiones de la encuesta del instituto DYM para HENNEO, realizada precisamente en pleno auge de esa segunda ola, pues los casos siguen en aumento y desde Sanidad ya hablan de «situación preocupante»al ver la tendencia ascendente.

Los más jóvenes son quienes se muestran con menor miedo. Por otro lado, las mujeres también expresan mayor temor que los hombres. Ese miedo, en función del hábitat, es más alto en las zonas con menos de 5.000 habitantes -a pesar de que estas son las menos afectadas por el virus- y en las áreas metropolitanas. Y es que son las grandes ciudades las que lideran la incidencia del virus durante estas semanas; especialmente Madrid, que ya ha adoptado medidas de confinamiento en algunas zonas y ha ampliado las restricciones de lugares de ocio y reuniones sociales. Además, este viernes está previsto que amplíe esas medidas a otros barrios y localidades -diferenciados en función de las áreas básicas de salud- de la Comunidad. Ya otras autonomías como Aragón, Cataluña o la Comunidad Valenciana han aplicado restricciones en esa misma línea tras dispararse los contagios.

CONFINAMIENTOS ESTRICTOS

Por otro lado, un 78,3% de los ciudadanos opina que se va a imponer algún tipo de confinamiento estricto de nuevo. No obstante, solamente un 9,3% de los españoles piensa que se volverá a imponer un confinamiento así a nivel nacional. Al contrario, hay un 17,4% que no espera ningún tipo de restricción de movilidad pese a los efectos que está teniendo la segunda ola. Si se atiende a la opinión de los ciudadanos de Madrid, Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana, todos son igual de pesimistas, aunque el consenso vuelve a ser mayoritario en torno a confinamientos en zonas concretas. En general, eso sí, casi ocho de cada diez españoles consideran que, más estricto o menos, habrá algún tipo de confinamiento con el objetivo, parafraseando al Gobierno, de «volver a frenar la curva».

Una repetición de un confinamiento estricto tendría, por otro lado, efectos directos en la economía y también en el mercado laboral. En ese sentido, la encuesta también refleja que más de la mitad de los trabajadores ven en riesgo su empleo. Eso sí, si se compara con las encuestas anteriores correspondientes tanto a la primera ola del coronavirus como a la fase de desescalada, se estabiliza la percepción del riesgo de perder el empleo entre los trabajadores del sector privado, aunque se ha pasado de un 53,9% en abril a un 58,1% en septiembre.

En cambio, en el caso de los trabajadores que tienen su puesto en el sector público, la tendencia es la contraria. Había más temor a perder el empleo en abril (38%) que ahora, cuando ese porcentaje se ha reducido a un 30,2%.

En la primera ola el confinamiento estricto condujo a una paralización de la economía, salvo para aquellas actividades consideradas «esenciales». En las semanas con más contagios, las restricciones incluyeron la clausura de locales «no esenciales», como bares, restaurantes, discotecas, cafeterías, cines, negocios comerciales y minoristas. El Gobierno de coalición no contempla ahora mismo la posibilidad de repetir ese proceso y activar otro confinamiento bajo el paraguas del estado de alarma, al que sí podrían acogerse algunas comunidades autónomas si así lo considerasen.

EL GOBIERNO PIERDE APOYO EN SU GESTIÓN DE LOS ERTE

Una de las medidas más celebradas por el Gobierno durante la pandemia han sido los ERTE, pero su gestión disgusta a gran parte de los ciudadanos. El 47,1% de los españoles considera que está siendo «mala» o «muy mala». Se trata de una de las conclusiones más relevantes de la encuesta de DYM para HENNEO. Es el peor dato de la serie, volviendo a los niveles de valoración negativos del barómetro de mayo, después de la mejora percibida en el barómetro de junio.

Este porcentaje de rechazo aumenta especialmente entre las personas que se ubican en el espectro político de derecha y centroderecha, es decir, que votan principalmente a PP, Cs o Vox. Los que están en la izquierda o en el centro izquierda, y que optan mayoritariamente por el PSOE o Unidas Podemos, la consideran en su mayoría como «buena».

Precisamente, el tema de los ERTE sigue candente, sobre todo desde que la segunda ola del virus se ha disparado. En medio de la polémica por el retraso de los pagos, el Gobierno sigue negociando con los agentes sociales una extensión de los expedientes de regulación de empleo hasta 2021, tal como piden PP o Cs. Además, a principios del año que viene está previsto que España reciba unos 21.300 millones de euros del fondo SURE, aprobado por la Unión Europea para luchar contra el desempleo. El Gobierno, de hecho, había solicitado estas ayudas para hacer frente a la financiación de estos ERTE.

Etiquetas