Actualidad

SEGUNDA OLA DE CORONAVIRUS

Segunda noche con protestas violentas por las restricciones

Se repiten los altercados en ciudades como Madrid, Logroño, Santander o Bilbao

Segunda noche con protestas violentas por las restricciones
Segunda noche con protestas violentas por las restricciones
EFE

MADRID.- España vivió este sábado por la noche una nueva jornada de protestas contra las restricciones frente al coronavirus, que por segunda noche se tornaron en disturbios en Madrid, Logroño, Málaga, Granada, las tres capitales vascas, Murcia, Igualada, Ceuta, Ibiza, Santander, Alicante y Guadalajara.

Los altercados, que se extendieron a otros puntos del país respecto a los ocurridos el viernes, se han saldado por el momento con 62 detenidos en todo el país, 33 en Madrid, 7 en Logroño, 5 en Santander, 4 en Igualada, 4 en Bilbao, dos en Cartagena y otros dos en Alicante, según fuentes policiales.

A ellos hay que sumar un detenido en Málaga, Ibiza, Murcia, Granada y Guadalajara. Además, doce agentes resultaron heridos.

Carreras, lanzamiento de objetos y quema de contenedores fueron el denominador común de unas protestas que, como ya ocurriese la noche del viernes, fueron convocadas desde las redes sociales para censurar el toque de queda y los confinamientos selectivos.

Pese a su similar desarrollo, la Policía cree que detrás están grupos profesionales de alborotadores y que no hay una organización que las coordine a nivel nacional.

La violencia en las calles, donde hubo incluso saqueos, fue censurada como "intolerable" por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien apeló a la "responsabilidad, la unidad y el sacrificio" para vender la pandemia.

Un mensaje similar lanzó el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha alertado de que "vivimos meses de esfuerzo y no es momento de relajar medidas". También la presidenta madrileña y el alcalde de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida, han llamado a cumplir la ley para evitar la transmisión del virus.

Las protestas generaron además choques entre partidos. Vox criticó este domingo que los Mossos atribuyesen las concentraciones de Barcelona el viernes a la extrema derecha, culpando en su lugar a la extrema izquierda y a menores no acompañados. El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, les devuelve la acusación.

El vicepresidente segundo del Gobierno acusó a la "ultraderecha" de acometer una "estrategia de la tensión" y de promover disturbios "tirando la piedra y escondiendo la mano".

El respaldo de Vox a las protestas provocó además críticas de algunos diputados del PP, aunque no de su líder, Pablo Casado. El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, acusó al PP de ser igual al PSOE. "Vox apoya las protestas pacíficas y pide a la Policía que detenga a los delincuentes", defendió.

Todos los dirigentes coincidieron en agradecer su labor a las fuerzas y cuerpos de seguridad, que reclamaron más seguridad sanitaria y jurídica ante el aumento de concentraciones. Así lo reivindicó la Unión Federal de la Policía (UFP), que ha pedido más PCR y ser considerados personal de riesgo.

Las protestas vividas la noche del sábado son análogas a las de la jornada anterior, con altercados en Barcelona, Valencia, Burgos y, Santander. En este último caso el fuerte despliegue policial impidió la concentración, pero no que los manifestantes se dispersaran por las calles cercanas a la plaza del Ayuntamiento, acordonada, y repitieran la quema de contenedores.

La protesta más virulenta fue la ocurrida en la capital española, donde los enfrentamientos dejaron doce heridos, tres de ellos policías, y 33 detenidos -14 de ellos con antecedentes- y la Policía localizó varios cócteles molotov. Entre 60 y 100 personas se concentraron, convocados por redes sociales, en torno a la Puerta del Sol, donde fueron desalojados tras provocar desórdenes públicos.

Desalojados de esta zona se concentraron en Ópera, varias decenas de personas instalaron barricadas y quemaron contenedores en Plaza de España para cortar la Gran Vía. Antes de ser disueltos lanzaron objetos a los agentes, piedras contra escaparates y destruyeron mobiliario de la principal arteria madrileña.

La noche también fue violenta, con piedras y contenedores quemados en Logroño, por parte de 150 radicales. Hubo además saqueo en unos altercados que siguieron a una protesta pacífica. El saldo deja siete detenidos, aunque se esperan nuevos arrestos.

Etiquetas