Actualidad

METEOROLOGÍA

Justine, la última de las 5 borrascas de enero, trae de nuevo un tiempo invernal

Llega este fin de semana, tras unos días de repunte de temperaturas, para dejar un tiempo propiamente invernal

Justine, la última de las 5 borrascas de enero, trae de nuevo un tiempo invernal
Justine, la última de las 5 borrascas de enero, trae de nuevo un tiempo invernal
A.

MADRID.- Justine, la última de las cinco borrascas con nombre propio que han pasado por España en enero, llega este fin de semana tras unos días de repunte de temperaturas para dejar un tiempo propiamente invernal, con lluvias, viento que podría superar los 100 kilómetros por hora y temporal marítimo.

El primer mes del año cierra con récord de borrascas con nombre: Filomena -que dejó nevadas históricas en el centro de la Península-, Gaetán, Hortense, Ignacio y ahora Justine, tres de las cuales se sucedieron en sólo cinco días, un hecho que los meteorólogos consideran "histórico" para enero.

Justine, que ha experimentado un proceso de ciclogénesis explosiva, vuelve a poner en alerta este fin de semana a media España (nueve comunidades tienen aviso naranja el sábado y el domingo) por fuertes rachas de viento, olas de más de 8 metros y viento intenso en el Cantábrico, lluvia en el noroeste, nieve en el Pirineo y una bajada de temperaturas el sábado.

El mal tiempo sucede a unas jornadas en las que los termómetros han registrado en algunos lugares "valores propios de finales de abril o mayo", según ha indicado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), de manera que el viernes en ciudades como Teruel -que el día 12 llegó a -21 grados en plena ola de frio- se alcanzó 21,4 grados, es decir, más de 42 grados de diferencia en apenas 16 días.

Ese mismo día también lograron máximas históricas para la época ciudades como Alicante (29,2 grados o 28,3 en el aeropuerto), la estación de Tortosa (Tarragona) con 28,1 grados, Murcia (27,8), el aeropuerto de Valencia (26,2 grados) o Zamora, que con 18,9 grados positivos superó los 17 grados de máxima de enero de 1924, hace casi un siglo.

De momento, este viernes es posible que en el sureste peninsular vuelva a subir la temperatura uno o dos grados respecto al jueves y de nuevo haya récords, pero en el resto de España, sobre todo en los Pirineos y el suroeste de Andalucía, los termómetros bajarán y además se irá acercando un frente frío asociado a Justine que dejará lluvias en Galicia a partir de mediodía, que pueden ser abundantes en las rías.

También se producirán abundantes bancos de niebla en la Meseta sur y viento asociado a Justine que comenzará a soplar con fuerza a última hora de la tarde en Galicia y Asturias.

Entre el sábado y el domingo el centro de la borrasca Justine pasará del Atlántico al Mediterráneo dejando vientos muy fuertes especialmente en el tercio norte y en la mitad oriental, con rachas de mas de 70 u 80 kilómetros/hora y superiores a los 90 o 100 kilómetros/hora en el litoral Cantábrico y la desembocadura del Ebro, puntos del sur de la Comunidad Valenciana y este de Castilla-La Mancha.

El estado de la mar empeorará el sábado con olas de 8 metros o más en la costa atlántica gallega y litoral cantábrico, de hasta 4 metros en el entorno de Alborán y de entre 3 y 4 metros en Baleares, donde se esperan además rachas fuertes de viento.

Las precipitaciones asociadas a Justine, más intensas el domingo a partir de mediodía por la llegada de otro frente correspondiente a otra borrasca atlántica aún sin nombre, serán mas abundantes en el noroeste peninsular, área cantábrica y montañas del interior y podrían acompañarse de tormentas y ser especialmente abundantes, fuertes y persistentes al oeste de Galicia.

También se esperan lluvias copiosas en los Pirineos, donde podrían acumularse mas de 20 centímetros de nieve en 24 horas sobre todo en Aragón y Lérida, a partir de los 1.200 metros de altitud, con una cota que estará por encima de los 1.800 o los 2.000 metros el sábado a primera hora, pero irá bajando hasta los 1.000 o 1.200 a lo largo del día.

En el resto de la mitad occidental de la Península y puntos del centro podría llover de manera débil, dispersa y ocasional y es poco probable que lo haga en el área mediterránea.

Las temperaturas bajan el sábado sobre todo en centro y sur de la Península, donde las máximas serán de 6 a 8 grados inferiores a las de hoy viernes.

El domingo seguirán bajando las temperaturas en el sureste y subirán por el noroeste, pero en general serán más normales para la época y unos grados superiores a lo habitual en los litorales Cantábrico y Mediterráneo y valle del Ebro, mientras que las mínimas no cambiarán demasiado y las heladas quedarán acotadas al Pirineo.

Canarias disfrutará de un ambiente tranquilo y cálido, especialmente hoy viernes, y aunque los termómetros bajan algo mañana, no se esperan precipitaciones.

En cuanto a la primera semana de febrero, la Aemet pronostica que comenzará con lluvias en Galicia, País Vasco, Navarra y Pirineos, donde podrían nevar intensamente a partir de los 1.200 metros, y se mantendrán las rachas de viento fuerte del oeste en el extremo norte, tercio oriental peninsular, zonas de montaña, litoral de Alborán y Baleares.

Entre el martes y el miércoles próximos llegará un frente que avanzará lentamente hacia el este dejando precipitaciones en el noroeste de la Península, vientos intensos del suroeste en Galicia y el Cantábrico, lluvias que podrían extenderse a zonas de la mitad occidental y un tiempo en general tranquilo y estable en el área mediterránea y Canarias.

El jueves 4 un centro de bajas presiones llegará a la Península dando lugar a precipitaciones en amplias zonas del país y Canarias que podrían afectar también al área mediterránea y nevadas en zonas de montaña peninsulares. Las temperaturas subirían los primeros días de semana en todo el país con valores entre 5 y 10 grados por encima de lo normal para la época, con diurnas que superarán los 20 grados en el Mediterráneo y que bajarán probablemente a partir del jueves.

Etiquetas