Actualidad

LEY DE SEGURIDAD CIUDADANA

El PP se queda solo en su defensa de la ley mordaza, abocada a su reforma

El PNV impulsa la medida, que el Congreso volverá a activar tras el rechazo de la enmienda a la totalidad de los populares

El PP se queda solo en su defensa de la ley mordaza, abocada a su reforma
El PP se queda solo en su defensa de la ley mordaza, abocada a su reforma
EFE

MADRID.- El PP se quedó este jueves solo y no obtuvo ni siquiera el apoyo de Vox para tratar de mantener la actual Ley de Seguridad Ciudadana, la llamada ley mordaza, abocada a una reforma impulsada por el PNV, que se frustró hace casi tres años y que el Congreso volverá a activar tras el rechazo de la enmienda a la totalidad de los populares.

Un veto que recibió reproches de todos los diputados al tildar la iniciativa de "chapuza", "maniobra" para tratar de obstaculizar la tramitación parlamentaria e, incluso, "enmienda fraudulenta" y "desprecio" para el Congreso, en palabras del diputado de Unidas Podemos Enrique Santiago.

Hasta desde las filas de Vox afearon el texto presentado por el PP. "Estamos de acuerdo con la actual ley, pero es que ustedes se han limitado a presentar un "copy paste"", dijo José Alcaraz, antes de compartir con otras formaciones sus reproches motivados por que el texto no incluye el respaldo del Tribunal Constitucional a la norma.

"Esta ley era y es necesaria y por eso el Gobierno la ha mantenido, no hay que derogarla ni en fondo ni en espíritu, porque cuenta con el apoyo de quienes la utilizan", destacó la diputada del PP María Teresa Jiménez-Becerril en la defensa de la enmienda a la totalidad de la propuesta del PNV, que en septiembre fue apoyada por la mayoría de grupos, excepto por PP y Vox.

Fueron pocas las alusiones del PP a su propia enmienda, ya que Jiménez-Becerril dedicó la mayor parte de su intervención, unos 20 minutos, a denunciar la connivencia del PNV y Bildu con ETA, a criticar al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, "por despojarse de su armadura de dignidad" con el acercamiento de etarras o la "hipocresía" del vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, "que debe estar emocionado de que su casa esté custodiada".

"No tienen autoridad para hablar de seguridad y libertad cuando apoyaron la socialización del terror", les dijo a PNV y Bildu, a los que pidió que condenen de una vez por todas a ETA, que asesinó a su hermano y su cuñada.

Para el diputado de Bildu Jon Iñarritu, "un terrible drama para hablar de ETA, que ya está disuelta, en lugar de la ley mordaza", una norma, sostuvo, que "más ha aunado a la oposición en su contra", en tanto que el portavoz del PNV Mikel Legarda se limitó a responder que prefería no entrar "en disputa con el dolor de la portavoz".

Fuera de estas referencias, el debate de los grupos se centró en la modificación de la actual Ley de Seguridad Ciudadana.

Legarda advirtió de que la enmienda del PP, de aprobarse, tampoco congelaría la tramitación de su reforma y ha animado a los grupos a poner en marcha de nuevo los trabajos en ponencia.

El PSOE reiteró sus críticas a la norma aprobada en 2015 con el único respaldo del PP, que siempre impulsa leyes cuando gobierna "para poner palos en la rueda en los derechos de los ciudadanos", y lamentó la chapuza del texto presentado, "que no tiene por dónde agarrarse".

"Cinco veces hemos hablado de la Ley de Seguridad Ciudadana; no hay quinto malo, pues este es malísimo", ironizó el diputado socialista David Serrada en su intervención.

Etiquetas