Actualidad

CASA REAL

La princesa Leonor sigue los pasos de su padre, que estudió un año en Canadá

Estudiará un curso equivalente al actual segundo de bachillerato, necesario para seguir estudios universitarios

La princesa Leonor llama a la responsabilidad de los jóvenes en la entrega de los premios Princesa de Asturias
La princesa Leonor llama a la responsabilidad de los jóvenes en la entrega de los premios Princesa de Asturias
EFE

MADRID.- La princesa Leonor va a seguir los pasos de su padre, al completar su formación académica en el extranjero, algo que en 1984 hizo el entonces príncipe de Asturias cuando se desplazó a Canadá para estudiar un curso equivalente al actual segundo de bachillerato, necesario para seguir estudios universitarios.

El destino del ahora rey de España fue la Lakefield College School, una escuela privada ubicada en la provincia de Ontario, donde recibió enseñanzas equiparables al Curso de Orientación Universitaria (COU) del programa educativo español.

Antes que Felipe de Borbón, por sus aulas habían pasado otros representantes de la realeza europea, como el príncipe Andrés, tercer hijo de la reina Isabel II de Inglaterra.

En vez de un solo curso, como su padre, la princesa Leonor, de 15 años, seguirá los dos correspondientes al bachillerato completo español, y más cerca de España, en el UWC Atlantic College de Gales (Reino Unido).

Y lo hará, al igual que su progenitor, tras superar los estudios de secundaria en Colegio Los Rosales de Madrid, centro privado donde va a acabar el cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

"Flip" llamaban a su padre los compañeros del internado canadiense donde estudió entre septiembre de 1984 y el verano de 1985, alojado en una habitación compartida con otro estudiante con el que trabó amistad.

Se contó que el príncipe de Asturias no tenía privilegios y que además de recibir nueve clases diarias debía cumplir con prácticas deportivas obligatorias; el entorno, con muy bajas temperaturas invernales, era además idóneo para una de sus mayores aficiones, el esquí.

En un millón y medio de pesetas se cifró el coste de aquel año de formación del heredero de la Corona; asistir el próximo curso a este mismo internado supone ahora desembolsar unos 50.000 euros, mientras que el colegio elegido para la princesa Leonor cuesta 76.500 euros pero por dos cursos completos, según ha revelado la Casa del Rey.

El alumno Felipe de Borbón se graduó el 8 de junio de 1985, a los 17 años. El propio heredero apuntó que el curso no había sido excesivamente duro, aunque también admitió que pensaba que sí fue sido más exigente que el nivel requerido en España para el COU.

Lakefield, considerado uno de los mejores colegios privados del mundo, le permitió completar una formación orientada a disciplinas de ciencias y le ayudó a perfeccionar su nivel de inglés y francés.

También a compartir vivencias junto a los otros 239 estudiantes del centro y practicar todo lo que pudo el esquí alpino, disciplina cuya afición no ha mermado con los años.

Hizo muchos amigos, entre ellos su compañero de habitación, Christopher Dennis, con el que se mantuvo en contacto en años posteriores.

El teniente coronel de Infantería de Marina José Antonio Alcina se ocupó, por encargo del rey Juan Carlos, de velar por su educación y supervisar su estancia en Canadá, una vinculación que prosiguió al ejercer como secretario del príncipe de Asturias hasta 1993.

Por parte del colegio se le asignó un tutor, quien al terminar el curso no dudó en alabar la madurez de "Flip", apodo por el que todos le conocían ante la dificultad que les suponía pronunciar su nombre en español.

Su experiencia canadiense sirvió también para que los españoles, pese a la distancia, conocieran algo mejor algunos aspectos de la personalidad del heredero a partir de su vida en el internado contada por los medios de comunicación.

Así, en una entrevista a TVE concedida en el marco de un reportaje sobre aquella etapa educativa, el joven Felipe afirmó que el terrorismo es "una mala espina que hay que extirpar".

Acabados sus estudios canadienses, ya en España, el príncipe continuó su formación pero en el ámbito militar, antes de entrar en la Universidad.

Entre septiembre de 1985 y julio de 1988 pasó por la Academia General Militar de Zaragoza, la Escuela Naval Militar de Marín y la Academia General del Aire de San Javier.

Tras recibir los correspondientes despachos se incorporó a la Universidad Autónoma de Madrid, donde se licenció en Derecho en 1993.

Etiquetas