Actualidad

POLÍTICA NACIONAL

Pablo Casado dice tenerlo más difícil que Aznar para unir al centroderecha

El líder del PP abraza el pasado de su partido y rechaza la posibilidad de aunarse con Vox

José María Aznar y Pablo Casado.
José María Aznar y Pablo Casado.
EFE

El líder del PP, Pablo Casado, ha abrazado el pasado de su partido en el 25 aniversario de la victoria de José María Aznar, frente a quien ha sostenido que lo tiene “más complicado” que en 1996 para unir al centroderecha y ser alternativa por el tamaño de Vox y Cs.

Pasado y presente del PP se dieron este martes la mano en un acto organizado por la Universidad Francisco de Vitoria y el Instituto Atlántico, en el que participaron el vicepresidente de FAES, Manuel Pizarro, la empresaria Isabel Estapé y el historiador Manuel Álvarez Tardío.

No asistieron en cambio el expresidente Mariano Rajoy, cuyo legado también reivindicó Casado, pues se cumplirá una década desde que se hizo con el poder. La efeméride cogió a Casado desmarcándose de su herencia, tras anunciar que su partido dejará su histórica sede de Génova para “soltar lastre” ante las acusaciones de corrupción.

Ante Aznar, el presidente del PP aclaró que se “desligan de lo malo, no de lo bueno”, porque, a diferencia del sucesor de Fraga, que heredó un partido sin “tutelas ni tu tías”, él fue elegido en primarias y ni quiere, ni puede emanciparse.

Y buscó acallar cualquier división: “Pinchan en hueso aquellos que pretendan dividir a la nueva generación del PP con nuestros predecesores”, afirmó.

Casado defendió el rumbo fijado para el PP en un encuentro que llegaba precedido por las críticas de Aznar ante la división de la derecha y el mal momento que atraviesa el partido; unas palabras que este martes no se le escucharon.

El líder del PP recalcó que el partido no se apartará “del espacio donde nunca ha dejado de estar”, “el centro derecha reformista, constitucionalista y liberal”, y rechazó una unión con Vox.

No quiere “la unión del centroderecha tutelado por el extremismo” y recalcó que deben resistirse a los “cantos de sirena” de quienes buscan que pacten con los de Santiago Abascal o, por el contrario, con el PSOE.

Pablo Casado admitió que debe unir al centroderecha, pero ha argumentado que ahora es “más complicado” que cuando Aznar lo logró. 

Etiquetas