Actualidad

CRISIS ECONÓMICA

Los efectos económicos de la pandemia, lejos de disiparse

Un año después, se habla de una recaída de la economía en el primer trimestre

El turismo, sector gravemente afectado por la pandemia
El turismo, sector gravemente afectado por la pandemia
S.E.

Un año después de la pandemia sus efectos económicos todavía están lejos de diluirse, con una posible recaída de la economía en el primer trimestre, casi 900.000 trabajadores en erte y una persistente falta de liquidez de muchas empresas que amenaza con convertirse en una crisis de insolvencias. Estas son las cifras macroeconómicas que deja la covid-19 tras doce meses desde que se adoptaron las primeras medidas para frenar el avance de la enfermedad.

La economía española se desplomó en 2020 un 11 %, la mayor contracción de la serie estadística que interrumpió seis años consecutivos de crecimiento, si bien en el cuarto trimestre el PIB logró seguir creciendo pese a la tercera ola de la pandemia.

Todas las previsiones apuntan a que la economía volverá a crecer en el conjunto de 2021, aunque la intensidad dependerá del ritmo de vacunación y de las restricciones que sigan siendo necesarias para evitar rebrotes, y en ningún caso será posible recuperar este año el nivel de PIB previo a la pandemia.

A cierre de febrero, en comparación con un año antes, España tiene 762.742 desempleados registrados más -supera de nuevo la barrera de los 4 millones, nivel que no se veía desde abril de 2016-, y 400.117 afiliados menos.

En términos de la EPA, la tasa de paro cerró 2020 en el 16,13 %, 2,35 puntos superior a final de 2019, en tanto que el nivel de ocupación -que al concluir 2019 rozaba los 20 millones de personas- descendió a 19,3 millones.

La destrucción de empleo y el aumento del paro se han contenido gracias a las ayudas públicas a los expedientes de regulación temporal de empleo (erte), instrumento en el que siguen incluidos cerca de 900.000 trabajadores a cierre de febrero. Casi medio millón se concentran en actividades como los servicios de alojamiento, las agencias de viajes, las actividades de juegos de azar, el transporte aéreo, y los servicios de comida y bebida.

Geográficamente también se aglutinan en las zonas más turísticas, siendo Canarias y Baleares las autonomías con mayor número de ocupados en erte. Además de estos, hay 361.644 autónomos con su actividad limitada o en suspenso que a cierre de febrero eran beneficiarios de la prestación extraordinaria por cese de actividad.

En 2020 se crearon 79.151 nuevas sociedades mercantiles, un 15,8 % menos que en 2019, aunque también disminuyó el número de sociedades disueltas hasta la cifra más baja desde 2011 (20.259).

Las empresas que se declararon en concurso de acreedores cayeron un 14,4 % en 2020, hasta 4.097, como consecuencia de la moratoria del Gobierno que suspende la obligación que tienen las sociedades que han entrado en insolvencia de solicitar en dos meses el concurso de acreedores. Únicamente las empresas de la hostelería registraron un aumento de la cifra de concursos en 2020, del 35,6 %.

La necesidad de movilizar recursos para contrarrestar el impacto económico de la pandemia ha provocado un deterioro de las cuentas públicas en cerca de 90.000 millones de euros, según los últimos datos de Hacienda.

Ese es el déficit de las administraciones públicas hasta noviembre (sin corporaciones locales), que equivale al 7,82 % del PIB y quintuplica la ratio del mismo periodo de 2019 (1,58 % del PIB).

La financiación de ese déficit ha disparado la deuda pública hasta los 1,3 billones de euros a cierre de 2020, lo que supone el 117,1 % del PIB y la cifra más alta registrada en un cierre de año de toda la serie histórica.

Las exportaciones de bienes cayeron un 10 % en 2020, hasta 261.175,5 millones de euros, lo que supone devolver el volumen exportador a niveles de 2016 y acabar con una década de crecimiento de las ventas al exterior.

España ha perdido desde marzo de 2020 y hasta el pasado enero 68,5 millones de turistas y 76.6000 millones de gasto turístico.

Etiquetas