Actualidad

crecimiento económico

El Banco de España baja al 6 % el crecimiento para este 2021

La entidad mejora su pronóstico para el año 2022 más de un punto porcentual

Aragón, entre las seis comunidades con mayor previsión de crecimiento económico en 2019
El crecimiento económico mejora su pronóstico para 2022.
S.E.

El Banco de España ha recortado su previsión de crecimiento económico para 2021 al 6 % en el escenario central, 8 décimas por debajo de lo previsto en diciembre, porque espera una menor fortaleza de la actividad en el primer semestre y porque calcula una menor ejecución de los fondos europeos.

La entidad retrasa a 2022 parte del crecimiento anteriormente previsto para 2021 y mejora su pronóstico para el año que viene más de un punto porcentual, hasta el 5,3 %. Para 2021 ha revisado a la baja, del 70 % al 55 %, el porcentaje de los fondos europeos que se van a poder ejecutar, lo que se traducirá en 3 décimas menos de aportación al PIB que se trasladarían al crecimiento económico de 2022, según el director general de Economía y Estadística, Óscar Arce.

La previsión de 2021 no incluye el posible impacto positivo del último paquete de ayudas directas para empresas de 11.000 millones de euros, aprobado recientemente por el Gobierno y que ha considerado “un paso en la buena dirección” para evitar que los problemas de liquidez de las empresas se conviertan en una crisis de solvencia.

Para el Banco de España la recuperación en 2021 irá de menos a más

Para 2023 mantiene la previsión de crecimiento en el 1,7 %, un avance que -según Arce- seguirá por encima del crecimiento potencial de la economía española, más cercano al 1 %.

En el escenario central, 2023 será además el año en que se recupere el nivel de PIB previo al estallido de la pandemia.

Para el Banco de España la recuperación en 2021 irá de menos a más, con un primer trimestre para el que augura una recaída del PIB del 0,4 % como consecuencia de las restricciones administrativas asociadas a la tercera ola de covid-19, que habrían lastrado sobre todo el consumo de los hogares.

Arce resaltó a su vez el tono más positivo de la actividad en marzo, que permite predecir una tasa de PIB “claramente positiva” para el segundo trimestre. La contracción del 0,4 % del escenario central refleja una contribución negativa de 6 décimas de la demanda interna (consumo e inversión), parcialmente contrarrestada por la aportación positiva de 2 décimas de la demanda externa por la recuperación tanto de las exportaciones como de las importaciones.

Por otra parte, la mejoría del empleo se habría debilitado a raíz del impacto de la tercera ola, con un deterioro de la afiliación acompañado de un aumento de los trabajadores en expediente de regulación temporal de empleo (erte), lo que augura una caída del empleo medido en horas trabajadas del 2,4 % entre enero y marzo.

Etiquetas