Actualidad

VISITA OFICIAL

Los reyes saldan “una deuda de siete siglos” con su visita a Andorra

El gobierno andorrano confía en que la visita sirva para superar “los clichés y prejuicios”

Los reyes junto al cónsul mayor, Conxita Marsol, y el cónsul menor, David Astrié.
Los reyes junto al cónsul mayor, Conxita Marsol, y el cónsul menor, David Astrié.
EFE

Los reyes de España saldaron este jueves una deuda pendiente con la historia al visitar de manera oficial Andorra, una cita que se ha hecho esperar siete siglos y en la que las autoridades del pequeño país pirenaico se volcaron en su deseo de acercarse aún más a España.

Después de que en los últimos años Andorra haya recibido a los jefes de Estado de Francia y Portugal, esperaban la visita del de España, el país con el que guardan más lazos por los 27.000 españoles que residen en el principado, lo que supone un tercio de su población. Ante la envergadura de la ocasión, los principales cargos del país dieron la bienvenida con honores a don Felipe y doña Letizia, encabezados por sus dos copríncipes, el arzobispo de La Seu d’Urgell (Lleida), Joan Enric Vives, y el representante del presidente francés, Emmanuel Macron, el otro jefe de Estado de Andorra.

El punto de partida fue la Casa de la Vall, la antigua sede del Parlamento fundado en 1419, uno de los más antiguos del mundo y también de los más pequeños, con sólo 28 diputados.

El recorrido institucional siguió por el Comú de Andorra (el Ayuntamiento) y se completó en la sede del Govern, donde Felipe VI se reunió con el presidente, Xavier Espot. “Es un hito histórico. Para Andorra, es un auténtico honor. Una muestra más, pero muy significativo, de las excelentes relaciones bilaterales que ambos países mantienen secularmente y, en particular, en los últimos años”, destacó Espot ante los medios.

“Superar los clichés”

España entabló relaciones diplomáticas formales en 1993 con Andorra una vez que fue reconocida como Estado por Naciones Unidas, aunque su nacimiento se remonta a la segunda mitad del siglo XIII.

El cap de Govern andorrano confió en que la visita real sirva para superar “los clichés y prejuicios” que aún perduran en España hacia su país por su baja tributación, un acicate para que algunos famosos trasladen su residencia. 

Etiquetas