Actualidad

CORONAVIRUS

El ocio nocturno ultima una prueba piloto en Sitges para poder reabrir

Se trata de un sistema de test similar al que se empleó para el concierto de Love of Lesbian

Preparativos de los test de antígenos para el concierto de Love of Lesbian en Barcelona el 27 de marzo.
Preparativos de los test de antígenos para el concierto de Love of Lesbian en Barcelona el 27 de marzo.
E.Press

La patronal catalana de ocio nocturno, el gremio de hostelería y el Ayuntamiento de Sitges (Barcelona) trabajan en una prueba piloto “única en Europa” que tiene como objetivo la reapertura de estos locales gracias a un sistema de test similar al que se empleó para el concierto de Love of Lesbian que recientemente reunió a 5.000 personas en el Palau Sant Jordi. El secretario general de la Federación Catalana de Locales de Ocio Noturno (Fecalon), Fernando Martínez, explicó este domingo a Efe que las organizaciones patronales y el Ayuntamiento de Sitges han presentado ese proyecto al Departamento de Salud de la Generalitat para que les permita desarrollarlo en fechas próximas.

La prueba, indicó se celebraría en horario nocturno, dentro de la franja del toque de queda, con más de cuatrocientas personas en cinco locales de ocio de la calle Primer de Maig de Sitges, conocida popularmente como “calle del pecado”.

Para su ejecución, las personas que deseen disfrutar de un rato de ocio en los citados locales deberán dar negativo previamente en una prueba de antígenos.

“Queremos hacerlo con todas las garantías y con el aval de la conselleria de Salud”, agregó Martínez, quien ha señaló que en su federación buscan “cualquier alternativa”, “sin estar con las manos paradas”, para conseguir “la reapertura de los locales de ocio nocturno”, cerrados desde hace un año.

El secretario de Fecalon aseguró que esos negocios “no aguantarán una cuarta ola” de la pandemia ni sobrevivirán “si no pueden abrir este verano”.

“Las empresas no aguantarán más. El sector de ocio nocturno se extinguirá si no abre este verano, como está ocurriendo con el de la restauración, porque el plan de vacunación va muy lento”, vaticinó.

El retraso en la inyección de vacunas ocasionará, a su juicio, que en verano sea difícil que el 70 por ciento de la población esté vacunada, porcentaje mínimo marcado por las autoridades sanitarias para poder reabrir los locales de ocio, por lo que los empresarios buscan vías alternativas, como la que se plantea con el citado plan piloto o con la implantación de un certificado de vacunas.

Etiquetas