Actualidad

CORONAVIRUS

Sánchez insiste en no prorrogar el estado de alarma tras el 9 de mayo

Algunas comunidades piden pactar un decreto para evitar que los tribunales revoquen las decisiones de cada territorio

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
EFE

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, reafirmó este martes que no prevé prorrogar el estado de alarma una vez que concluya el 9 de mayo al existir “herramientas jurídicas suficientes” para seguir actuando, si bien el grueso de los partidos ha reclamado pactar una alternativa jurídica antes de que decaiga.

Sánchez aseguró que la aceleración del proceso de vacunación ha generado “un escenario completamente distinto” respecto a hace unos meses que permite suavizar las medidas vigentes desde finales del pasado mes de octubre, como el toque de queda o los confinamientos de las comunidades autónomas.

“El Gobierno tiene una intención y trabaja para que sea posible esa intención. El Gobierno quiere que no haya más prórrogas. Con esa intención trabajamos”, zanjó el presidente en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa después de que varias autonomías se hayan inclinado por prolongar la alarma.

Sánchez subrayó que el Consejo Interterritorial, donde participan el Ejecutivo y las comunidades autónomas, tiene capacidad de dictar medidas de “obligado cumplimiento”, como han establecido los tribunales superiores de Justicia.

Por ello, abogó por proseguir con los mecanismos de cogobernanza sin necesidad de renovar el estado de alarma.

“Tenemos suficientes herramientas jurídicas para abordar con garantías la pandemia en este estadio de la pandemia, que hoy es un proceso de vacunación que se va a intensificar en las próximas semanas”, argumentó Sánchez, quien este miércoles comparece en el Congreso para dar cuenta de la gestión de la pandemia.

El PP reclamó un “plan B jurídico” ante el fin de la alarma, que pasaría por una reforma urgente de la ley de salud pública tras culpar a Sánchez del “abismo” y la “incertidumbre” que podría darse a partir del 9 de mayo, según su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra.

Los populares rechazan extender el estado de alarma, al considerar que esta vía se usa para tener “anestesiados” y “controlados” los derechos y libertades de los españoles ante la “dejación” del Gobierno.

Gamarra también acusó al presidente del Ejecutivo de usar la pandemia como “arma electoral” ante los comicios en Madrid del 4 de mayo, como ya lo hizo en los de Cataluña de febrero.

El PP solicitó de nuevo la convocatoria de la Conferencia de Presidentes para acordar en su seno una hoja de ruta que supere “la soberbia, la incapacidad y el bloqueo” del Gobierno a legislar”. En la sesión de control en el Senado, Sánchez criticó la indefinición del PP.

“¿Están a favor del estado de alarma a partir del 9 de mayo, o no? Si el Gobierno propone prolongar el estado de alarma, ustedes chillan y, si no lo proponemos, también, ustedes chillan”, espetó el presidente. al portavoz del PP, Javier Maroto.

Frente a la postura de Génova, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se inclinó como “solución menos mala” prolongar el estado de alarma para blindar la seguridad jurídica de las decisiones que tomen las autonomías, si no se acuerda una ley específica contra la pandemia.

Algunos de los socios de investidura de Sánchez, como Compromís, Bildu y Más País, abogaron por un decreto pactado con las comunidades autónomas para crear un “paraguas jurídico” y evitar que los tribunales puedan revocar las decisiones que adopte un territorio.

Para la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, es “jurídicamente posible” y evitaría que el 10 de mayo fuese “la ley de la selva”.

El diputado de Compromís Joan Baldoví se sumó a la petición de que Sánchez convoque a los presidentes autonómicos para consensuar medidas que no puedan echar atrás los jueces, mientras el líder de Más País, Íñigo Errejón, confía en que Sánchez exponga este miércoles una “alternativa” común para todas las autonomías para evitar “una guerra de guerrillas” entre ellas.

“No somos muy partidarios de entrar en una especie de mercado persa y de acuerdos uno a uno”, comentó Errejón.

El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, fue tajante en su rechazo a mantener la alarma y achacó que lo pidan algunas comunidades a que “están mucho más cómodos” si tienen a la gente encerrada en casa. El País Vasco es una de las regiones que se inclina por renovar el mecanismo excepcional. 

Etiquetas