Actualidad

MONARQUÍA BRITÁNICA

Un funeral íntimo y militar para despedir a Felipe de Edimburgo

La simplicidad marcó una ceremonia en la que la reina se sentó apartada y sola

La reina de Inglaterra, Isabel II, a la izquierda, en el primer banco de la capilla de San Jorge en Windsor.
La reina de Inglaterra, Isabel II, a la izquierda, en el primer banco de la capilla de San Jorge en Windsor.
Jonathan Brady/E. P.

El funeral por el duque de Edimburgo se celebró el sábado con una solemne ceremonia en la capilla de San Jorge, en Windsor, para conmemorar la vida y el legado del consorte de Isabel II, con apenas 30 invitados y un pequeño coro que interpretó temas seleccionados por él mismo. Fue un acto sobrio, de escala reducida a causa de la pandemia, sin sermón ni discursos de familiares o allegados -pues solo hablaron el deán de Windsor y el arzobispo de Canterbury- y con curiosos detalles diseñados en vida por el propio príncipe Felipe.

Entre algunos toques personalizados de este evento histórico, precedido por un cortejo fúnebre con fuerte presencia de las Fuerzas Armadas británicas, figuró un altar de nueve cojines decorado con insignias muy significativas para el difunto.

Entre ellas, medallas y condecoraciones que le fueron asignadas por el Reino Unido y países de la Commonwealth, junto con la insignia alada de la Real Fuerza Aérea (RAF) o las insignias de Dinamarca y Grecia -Orden del Elefante y Orden del Redentor respectivamente- en un guiño a su infancia como príncipe de Grecia y Dinamarca.

De izquierda a derecha, los príncipes Guillermo y Enrique con su primo, Peter Phillips, hijo de la princesa Ana.
De izquierda a derecha, los príncipes Guillermo y Enrique con su primo, Peter Phillips, hijo de la princesa Ana.
Arthur Edwards/E. P.

La simplicidad marcó una ceremonia en que la reina se sentó apartada, sola, de negro riguroso, con sombrero a juego y la consabida mascarilla. El resto de invitados vistieron de civil, rompiendo con la tradición que normalmente obliga a llevar uniforme militar en funerales reales. Una medida adoptada por la monarca para evitar, al parecer, que su nieto Enrique quedara excluido de esa etiqueta protocolaria.

El hijo menor de Carlos de Inglaterra y la malograda Lady Di perdió sus títulos militares cuando en 2020 se apartó de sus funciones como miembro de la realeza para llevar una vida independiente, fuera del Reino Unido, junto con su esposa, Meghan, duquesa de Sussex.

Los varones llevaron abrigo negro, con medallas e insignias mientras que las mujeres vistieron atuendos de día.

En la ceremonia, el duque fue descrito como un hombre “amable, con sentido del humor y humano”, por el deán de Windsor, David Conner, el único que tomó la palabra junto al arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

“Nos ha inspirado su lealtad inquebrantable a nuestra reina, su servicio a la nación y a la Commonwealth, su coraje, fortaleza y fe. Nuestras vidas se han enriquecido a través de los desafíos que nos presentó, el coraje que nos dio, su amabilidad, humor y humanidad”, dijo Conner en casi la única referencia personal en el funeral al difunto, por expreso deseo suyo.

También el cortejo fúnebre que precedió al servicio religioso llevó la firma inconfundible del duque. Su fuerte vinculación con todo lo militar quedó manifiesta desde el comienzo de la procesión. De hecho, antes de que el cortejo comenzara a moverse, guardias de la Caballería y Guardias a pie ocuparon sus posiciones en el parterre del castillo de Windsor, y fue la Banda de la Guardia Granadera, de la que el príncipe fue coronel durante 42 años, la encargada de liderar la procesión, seguida de altos mandos del Ejército. 

Etiquetas