Actualidad

AMENAZAS

Ayuso y Zapatero, los últimos en recibir cartas con amenazas

Correos detectó también una misiva con proyectiles remitida a la Dirección General de la Guardia Civil y a Pablo Iglesias

La reforma laboral del Gobierno de Zapatero cumple una década
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero
Efe

Las tres cartas con amenazas y cartuchos de balas interceptadas por Correos desde este martes, la última contra el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, han marcado de nuevo la campaña electoral de Madrid, donde se ha abierto un debate sobre si las amenazas deben hacerse públicas o silenciarse.

Correos detectó el martes en Sant Cugat del Vallés (Barcelona) una carta con dos proyectiles enviada a la presidenta madrileña y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso.

Además, el Centro de Tratamiento Automatizado de Correos en Madrid interceptó otra remitida a la Dirección General de la Guardia Civil, que, según se desveló este miércoles, contenía cuatro balas y un papel con mensajes amenazantes dirigidos a Pablo Iglesias, candidato de Unidas Podemos.

Este miércoles, los controles de las dependencias centrales de tratamiento de Correos en la capital interceptaron una nueva carta con dos cartuchos de armas de fuego, dirigida esta vez al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, una nueva amenaza que fue condenada de forma unánime por todos los partidos, incluido Vox.

Con la de Zapatero, en esta campaña se han interceptado ya seis cartas con amenazas, que han tenido como destinatarios a Iglesias en dos ocasiones, Díaz Ayuso, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. Las fuerzas de seguridad siguen investigando la autoría de estas cartas y si tienen relación entre sí.

Sí se ha descartado la relación con la misiva que recibió la ministra de Industria, Reyes Maroto, con una navaja aparentemente ensangrentada y cuyo remitente ya ha sido localizado y ha reconocido su autoría.

En un almuerzo informativo en el Club Siglo XXI, Díaz Ayuso dijo que desconoce “si los sobres son ciertos o no”, pero se mostró convencida de que “desaparecerán” cuando se deje de hablar de ello.

Ante las amenazas, abogó por no darles más importancia, como según dijo hace ella, porque considera que provoca un efecto llamada, y no quiere crear “un efecto contagio” y transmitir “sensación de inseguridad”.

El presidente de su partido, Pablo Casado, aseguró que “al PSOE le conviene la tensión en campaña”. “En España no hay un problema de convivencia, hay un problema de polarización instigada por un Gobierno desesperado porque ve que va perder las elecciones en Madrid”, sostuvo.

Tras la amenaza a Zapatero, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llamó a detener la “espiral de odio” que, dijo, “ataca directamente” a los valores democráticos, mientras que Reyes Maroto acusó a Díaz Ayuso de restar importancia a la amenazas y defendió que “si uno se siente amenazado, lo tiene que denunciar”.

“Si seguimos la recomendación de Ayuso, por ejemplo, una mujer víctima de violencia de género, ¿no debería denunciar a su agresor? O un niño, por ejemplo, que sufre ‘bullying’ en el colegio, ¿no debería denunciar a su agresor? O una persona gay o LGTBI, ¿no debería denunciar a su agresor?”, defendió.

La candidata de Más Madrid, Mónica García, expresó su condena a todas las amenazas, pero abogó por preguntarse cómo han llegado “a la última semana de campaña hablando de amenazas de muerte”.

Iglesias, por su parte, defendió que las amenazas se hagan públicas, pese a que afecten al debate en la campaña. Si les atacan, argumentó, es “precisamente” por sus propuestas y porque “saben que les pueden ganar”.

Así mismo, el candidato de Ciudadanos, Edmundo Bal, propuso a los candidatos de los demás partidos un manifiesto unitario contra la violencia y por la concordia, ante la escalada de “tensión” y “polarización”. Algo que PSOE y Más Madrid lo respaldarían, mientras que Ayuso lo criticó porque considera que “sobra”. 

Etiquetas