Actualidad

MEDIDAS ECONÓMICAS

Se planea eliminar la reducción por tributación conjunta

La medida está recogida en el Plan de Recuperación enviado a Bruselas

El Gobierno estudia la eliminación de la declaración conjunta
El Gobierno estudia la eliminación de reducción por tributación conjunta
S.E.

El Gobierno planea eliminar de manera “paulatina” la reducción por tributación conjunta en el IRPF al considerar que “genera un desincentivo a la participación laboral del segundo perceptor de renta”, que suelen ser mujeres. Esta medida, recogida en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y adelantada por el diario “El País”, se adoptará mediante el establecimiento de un régimen transitorio. Sin embargo, posteriormente este medio de comunicación informó de que el Gobierno replanteaba su postura y que fuentes del Ejecutivo habían aclarado que esperarán al dictamen de los expertos para la reforma fiscal y que lo que harán será “evaluar la medida sin incrementar la carga fiscal de las familias”.

La reducción en la base imponible del IRPF por tributación conjunta asciende, en el caso de unidades familiares integradas por ambos cónyuges, a 3.400 euros, y en las monoparentales, a 2.150 euros.

La Agencia Tributaria prevé recibir en la campaña de la renta de 2020 más de 3,2 millones de declaraciones conjuntas, un 7,1 % menos, una tendencia a la baja que se mantiene desde hace años ya que esta reducción se aplica principalmente en caso de que solo trabaje uno de los cónyuges.

La iniciativa del Gobierno va en línea con la recomendación formulada por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) en su informe de revisión del gasto público en beneficios fiscales, publicado en julio de 2020.

En ese documento, la Airef abogaba por suprimir el sistema de tributación conjunta, que supone una pérdida de recaudación de 2.392 millones al año, porque desincentiva la participación laboral de las mujeres, aunque sí admitía que cumple su objetivo de beneficiar a los hogares con un único preceptor de rentas.

La Airef proponía entonces establecer un régimen transitorio de eliminación del sistema para no perjudicar a las familias con menor capacidad de adaptar sus decisiones de participación a la nueva situación y compensar el posible efecto negativo con nuevos incentivos a la participación laboral de las mujeres.

También con el objetivo de avanzar en igualdad, el Plan señala que la futura reforma de pensiones “revisará el procedimiento de integración de lagunas de cotización”, es decir, de los periodos en los que no se haya trabajado, “para atender a la realidad de unas trayectorias laborales cada vez más fragmentadas”. Esta fragmentación de las carreras laborales, que acaba afectando al cálculo de la pensión, está muy asociada a la temporalidad, añade, lo que afecta especialmente a jóvenes y mujeres. 

Etiquetas