Actualidad

CORONAVIRUS

La variante delta no da tregua a Portugal y notifica 2.324 casos

El país luso informa de un dato de infecciones similar al del 17 de febrero, cuando todo el territorio estaba confinado

Vacunación en Lisboa.
Vacunación en Lisboa.
Efe

La variante delta sigue acelerando la expansión del coronavirus en Portugal, que este miércoles notificó 2.324 nuevas infecciones, un dato similar al del 17 de febrero pasado, cuando el país estaba confinado.

Tras cuatro meses y medio, Portugal vuelve a superar los dos mil contagios diarios, aunque, debido al avance de la vacunación, la tasa de mortalidad es muy inferior.

Si el pasado 17 de febrero fueron notificados 127 muertos en Portugal, este miércoles fueron registrados, según la Dirección General de Salud (DGS), 4 fallecidos, por lo que ya han muerto en el país 17.096 personas desde que estalló la pandemia. Mientras que de los algo más de 10 millones de habitantes de Portugal, el 29,8 % (2,922 millones) ya han recibido la pauta completa de vacunación y a 2,22 millones ya se les ha inoculado con una dosis.

La incidencia a catorce días por cada 100.000 habitantes vuelve a subir y pasa de los 158,5 del último registro a los 172,8, mientras que el índice Rt., que mide las personas que contagia cada infectado, sigue en 1,14.

También sube el número de ingresados, que se situó este miércoles en 504 pacientes (12 más en la última jornadas), de los que 120 (uno más) se encuentran ingresados en cuidados intensivos.

La zona con más casos diarios sigue siendo la región de Lisboa y Valle del Tajo, que hoy acumuló el 56 % de los positivos, seguida del Norte (18,4 %) y del Algarve (10,8 %).

Se desata la cuarta ola

El exceso de confianza, las celebraciones multitudinarias y la agresividad de la variante delta de la covid, que se extiende de forma “galopante” por el país, han puesto en jaque a Portugal en las últimas semanas y se ha desatado la cuarta ola. La variante delta domina en el país y en un mes ha pasado de suponer el 4 % de las infecciones al 55,6 %. El llamado cansancio pandémico y la relajación de las medidas de seguridad en la desescalada han jugado un papel decisivo en la expansión del virus.

“La protección de las personas es baja, lo que permite una mayor diseminación del virus”, sobre todo por eventos como las fiestas o las comidas familiares y de amigos, sostiene Ricardo Mexia, presidente de la Asociación Nacional de Médicos de Salud Pública.

Los turistas extranjeros también se han convertido en un foco relevante de la transmisión del virus. Se han detectado muchos casos importados en las zonas portuguesas de mayor afluencia de visitantes, como puede ser Lisboa o la región del Algarve. La ministra de Salud lusa, Marta Temido, alertó a la población: “Mientras no alcancemos la inmunidad de grupo tenemos que mantener comportamientos de prevención”. 

Etiquetas