Actualidad

PREVISIONES ECONÓMICAS

La OCDE prevé más paro al final de 2022 que antes de la covid

El incremento, de 6 décimas más, está cerca de la media de los países miembros

El acuerdo Inaem-empresas beneficia a más de 250 parados en Aragón
El incremento del paro previsto no dista mucho de la media de los países miembros
P.S.

El aumento de la tasa de paro que se produjo en España en 2020 por la pandemia se ha visto reducido en más de un tercio hasta ahora y la mejora debe continuar pero aun así cuando termine el año próximo ese porcentaje seguirá siendo seis décimas superior al nivel precrisis. En su informe anual de Perspectivas del Empleo publicado este miércoles, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala que ese incremento no será muy diferente de la media de los países miembros, con un desempleo 0,4 puntos superior al que había a finales de 2019.

El problema es que desde hace muchos años la tasa de paro en España es entre 2,5 y 3 veces superior a la de la OCDE (un 15,4 % en mayo pasado, frente al 6,6 %).

Las cicatrices en el mercado de trabajo español son también evidentes en la tasa del empleo, que del 63,5 % antes de que se hicieran sentir los efectos de la covid bajó al 61,1 % al terminar 2020, y no se recuperará hasta 2023.

Los responsables del estudio ponen el acento en que la crisis ha afectado en especial a las personas más vulnerables, es decir, a los trabajadores con empleos poco remunerados y con contratos temporales, a las personas con bajo nivel educativo y a los jóvenes. En el caso de estos últimos, la tasa de paro del grupo de entre 15 y 24 años se incrementó en más de 10 puntos porcentuales en los cuatro primeros meses de la pandemia (más del triple que entre la población general), hasta alcanzar un 42 %.

Entre los jóvenes

Dentro de este grupo, los jóvenes más castigados fueron los que entraron en el mercado laboral en la fase álgida de la crisis cuando había muy pocas contrataciones. En mayo de 2021, el paro juvenil continuaba en un nivel muy elevado, del 36,9 %.

La cifra de erte en España (un 20,5 % de los trabajadores en el pico de abril-mayo de 2020) fue similar en términos relativos a la que se hizo en el conjunto de los países de la OCDE (19,9 %). Su cobertura cayó al 6,5 % en febrero-marzo de 2021 en el conjunto de la organización -donde se calcula que ha servido para salvar hasta 21 millones de puestos de trabajo- y al 5,4 % en España.

Los autores del informe hacen notar que en 2020 el presupuesto de las políticas activas de empleo se redujo un 14 % para financiar la expansión de los erte y los subsidios para el desempleo, mientras se incrementará un 35 % en 2021. Insisten en que las inversiones adicionales en políticas activas de empleo y en los servicios públicos de empleo son “esenciales” para ayudar a que un gran número de parados puedan pasar de sectores en decadencia a otros en crecimiento.

También para ayudar a las empresas a retener y contratar personal y brindar apoyo individual intensivo a “personas particularmente vulnerables”.

Por otra parte, en el conjunto de países de la OCDE, alrededor de 22 millones de personas perdieron sus empleos en 2020 respecto al año anterior como consecuencia del impacto de la pandemia. La Organización no espera así que las economías desarrolladas hayan recuperado la tasa de ocupación anterior a la covid-19 ni siquiera a finales del próximo año. Alrededor de 8 millones corresponden a personas que perdieron su puesto de trabajo para engrosar las filas del desempleo, mientras que otros 14 millones pasaron a ser considerados inactivos.

En todo el mundo

A nivel mundial, la factura de la pandemia sobre el mercado laboral se tradujo en la pérdida de unos 114 millones de empleos en 2020 respecto del año anterior. De este modo, la OCDE advierte en la última edición de su informe ‘Perspectiva del Empleo 2021’ de que a finales del año pasado los países avanzados se encontraban aún a medio camino de la recuperación completa de los niveles de ocupación, por lo que anticipa que “la recuperación de los niveles prepandemia no se logrará para finales de 2022”.

A pesar de que la tasa de desempleo de la OCDE se haya reducido al 6,6% en mayo desde el 6,7% registrado en abril, esta se mantiene un 1,3 % por encima del nivel prepandemia de febrero de 2020, con 43,5 millones de desempleados, frente a los 35,4 de febrero de 2020. 

Etiquetas