Actualidad

TELEVISIÓN

‘El Cid’ llega con una temporada más madura y sangrienta

Las nuevas entregas de la serie histórica se estrenan este jueves en Amazon Prime

La segunda temporada de El Cid se estrena este jueves.
La segunda temporada de El Cid se estrena este jueves.
Amazon Prime

La leyenda del caballero invicto, el Cid Campeador, continúa con la segunda temporada de El Cid. Rodrigo Díaz de Vivar, cuya historia cobra vida a través de Jaime Lorente, “abandona el mundo adolescente que se presenta en la primera temporada”, para pasar a un Ruy más maduro.

“Ha sido un gusto poder trabajar esta faceta más madura del personaje, ese caballero que hoy todos conocemos”, señala Lorente a Efe en una entrevista sobre la serie que llega a Amazon Prime hoy jueves.

“Juro que haré lo que mi padre: cumplir con su deber, aunque su rey nunca se lo agradeciese”, decía Ruy al final de la primera temporada ante un moribundo Fernando I El Grande. Y en esta segunda lo ha cumplido. Ahora es un hombre quemado por el dolor de una realidad que no puede controlar. La oscuridad se apodera de él, y ese carácter queda reflejado en cada mirada llena de ira.

“Creo que él descubre un poco la realidad y empieza a darse cuenta de lo que significa la corte, el poder, la traición y el amor en su propia carne. Entonces, a veces tiene que tomar decisiones con las que o bien no está de acuerdo o lo hace por el bien de su pueblo y de su Rey”, apunta el actor.

Tras la muerte del rey Fernando y el reparto de tierras entre sus hijos -Sancho (Francisco Ortiz), garante de Castilla, Alfonso (Jaime Olías), al frente de la Corona de León, García (Nicolás Illoro) que reina en Galicia, Urraca (Alicia Sanz) señora de Zamora y Elvira (Lucía Díez) de Toro-, las disputas por intentar conseguir el poder absoluto comienzan. A pesar de que su madre, la reina Sancha la Bella, les advierte: “vuestro padre os dejó un legado, espero que estéis a la altura”, los herederos lo tienen claro: van a la guerra para derrocar a sus hermanos, y convierten la Península Ibérica en un campo de sangrientas batallas.

“Nuestro padre tenía buenas intenciones al hacer el reparto, pero no fue una buena idea -señala entre risas Olías-. Entre los hermanos no nos respetamos, cada uno va a querer lo que es suyo y más, y va a luchar por ello cueste lo que cueste”, apunta por su parte Illoro.

Detrás de las conspiraciones está siempre Urraca, la primogénita, que ve cómo sus hermanos se han llevado la mejor parte por el simple hecho de ser hombres, aunque todo el mundo sabe que “ella gobernaría mejor”.

Etiquetas