Actualidad

OFICINAS BANCARIAS

Casi 1,3 millones de personas tiene difícil acceso al dinero en efectivo

Desde 2008, el total de cajeros automáticos se ha recortado un 20 por ciento

Una persona saca dinero de un cajero de una entidad bancaria
Una persona saca dinero de un cajero de una entidad bancaria
EFE

El Banco de España advirtió este miércoles de que en torno al 3 % de la población española, 1,3 millones de personas, encuentra dificultades a la hora de obtener dinero en efectivo, especialmente en Castilla y León, donde la cobertura de oficinas y cajeros ha sido siempre menor, y Galicia.

Es la conclusión del último artículo analítico publicado por el organismo, que aunque destaca que la vulnerabilidad en el resto de España es baja, anima a impulsar “soluciones alternativas”, como usar las oficinas de Correos como complemento a las sucursales, para garantizar el acceso al efectivo de toda la población.

Según el artículo de la Dirección General de Efectivo y Sucursales, desde 2008, el número de oficinas bancarias ha disminuido cerca del 50 %, mientras que el total de cajeros automáticos se ha recortado un 20 %. No obstante, esta reducción “ha sido desigual entre provincias”, lo que ha provocado un efecto asimétrico.

A cierre de 2020, el número de oficinas bancarias y de cajeros automáticos de todo tipo en España era de 22.299 y 49.481, respectivamente, lo que supone 1,5 puntos de acceso al efectivo por cada 1.000 habitantes del territorio español.

Los cajeros de operadores independientes se concentran en grandes núcleos urbanos de la vertiente mediterránea, y en el sur y el centro peninsular, y se instalan en zonas de elevado tránsito, como las estaciones, aeropuertos o centros comerciales. Pero en las zonas rurales son menos frecuentes, indica el documento, que destaca que sólo el 1 % de los 6.000 cajeros de estos operadores está instalado en municipios de menos de 10.000 habitantes.

Por lo general, un elevado porcentaje de la población en España, más del 98 %, dispone de un punto de acceso al efectivo a una distancia “relativamente baja”, esto es, en un radio de 5 kilómetros, aunque no esté localizado en su municipio.

Con todo, casi 1,2 millones de personas no contaban con uno a finales de 2020.

Castilla y León es la comunidad con la cobertura menos amplia, con Zamora y Ávila como las provincias con las ratios más bajas de población que disponga de una sucursal bancaria o un cajero en un radio de 5 kilómetros.

El organismo analiza las consecuencias, en términos de cobertura, de un posible cierre de sucursales y cajeros en el territorio nacional, una medida que tendría un impacto “muy desigual”. 

Etiquetas