Actualidad

METEOROLOGÍA

Vuelve la estabilidad tras las lluvias torrenciales en Formigal

El primer fin de semana de septiembre todavía se formarán tormentas fuertes y las temperaturas irán en ascenso

Este domingo las temperaturas se situarán hasta 10 grados por encima de lo habitual
Este domingo no se esperan precipitaciones y predominará el sol
Europa Press

La estabilidad regresa el primer fin de semana de septiembre aunque todavía se formarán tormentas fuertes pero las temperaturas irán en ascenso y el domingo se situarán hasta 10 grados por encima de lo habitual, según ha adelantado a Europa Press el portavoz de Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) Rubén del Campo, que ha adelantado que la próxima semana varios frentes visitarán el norte peninsular.

Del Campo ha señalado que las últimas 24 horas todavía han estado marcadas por la inestabilidad atmosférica aunque las precipitaciones han sido, "en general, menos intensas y frecuentes que en la jornada del miércoles".

El portavoz ha precisado que se volvieron a registrar chubascos de intensidad torrencial, es decir, cayeron 10 litros por metro cuadrado (l/m2) en menos de diez minutos en puntos del centro norte y este de la Península, destacando los 13 l/m2 en menos de diez minutos en las localidades de Vera de Bidasoa (Navarra), Formigal (Huesca), Saelices el Chico (Salamanca) y Castellfort (Castellón), "precipitaciones todas ellas de intensidad torrencial" que se produjeron durante la tarde del jueves.

En cuanto a las temperaturas, ha subrayado que, "en general, fueron frescas para la época, con valores próximos a 33 grados en puntos de Huelva, Málaga y Baleares".

Para el fin de semana, Del Campo ha avanzado que la inestabilidad provocada en días pasados ya habrá remitido, aunque el viernes por la tarde todavía se esperan tormentas intensas, especialmente en puntos del nordeste.

Así, ha explicdo que el sábado predominará el tiempo tranquilo en general, aunque habrá chubascos tormentosos en puntos de Aragón, Cataluña, norte de la Comunidad, Valenciana y Baleares, que "localmente podrían ser otra vez fuertes y estar acompañados de granizo".

El domingo, más allá de alguna lluvia o chubasco débil en puntos aislados de Galicia y Cataluña, no se esperan precipitaciones y predominará el sol. "Brillará el sol en buena parte del país, aunque por la tarde crecerán nubes de evolución, sobre todo en zonas de montaña, sin descartar por completo que se puedan formar tormentas secas, es decir, con muy poca precipitación, o incluso nula", ha detallado.

En general, Del Campo ha explicado que las temperaturas experimentarán "un progresivo ascenso" ya desde este viernes, que se notará en la mayor parte de las regiones con unos valores "más propios para la época del año, después de que las pasadas jornadas hayan sido frescas".

En concreto, el sábado las temperaturas diurnas podrían alcanzar los 34 ó 36 grados en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir, y el domingo incluso se podrá hablar "de un día muy caluroso, con temperaturas entre 5 y 10 grados por encima de lo normal para la época".

Por ejemplo, en el Valle del Guadalquivir se superarán probablemente los 38 grados de temperatura máxima en el extremo norte, como consecuencia de la llegada de vientos del sur, por lo que también se dispararán los termómetros y se podrían superar los 32 grados en el norte de Galicia y en el interior de las comunidades cantábricas.

De cara a la próxima semana, con el paso de sistemas frontales asociados a una borrasca atlántica, se esperan precipitaciones que se irán extendiendo por el norte peninsular y zona centro de oeste a este. 

El lunes sigue el calor, el martes vuelven las lluvias

El lunes será un día que el general comenzará con cielos poco nubosos, aunque irá creciendo la nubosidad y la tarde dejarán chubascos, algunos de ellos localmente fuertes en Galicia, Asturias y noroeste de Castilla y León, sin descartar que se puedan producir el lunes por la tarde algunos chaparrones en otros puntos del norte y zona centro.

"Quizá lo más destacado de esa jornada del lunes es el calor, que se espera en la cornisa cantábrica y que llevarán los termómetros por encima de los 34 grados en el interior de Asturias de Cantabria y del País Vasco", ha señalado Del Campo. "No menos destacable será el calor en el cuadrante suroeste peninsular, que, de hecho, en puntos del Guadalquivir podrían alcanzarse o incluso superarse los 40 grados, como podría ocurrir en la ciudad de Córdoba", ha añadido.

El martes, las precipitaciones asociadas a los sistemas frontales que circulaban por el norte peninsular se extenderán a buena parte del noroeste de la Península y, a partir del miércoles, podrían afectar ya a buena parte del tercio norte de la Península y al entorno del Sistema Ibérico, es decir, al sur de Aragón y norte de la Comunidad Valenciana, sin descartar chubascos en otros puntos de la mitad norte y del centro peninsular, así como del norte de Baleares.

Todavía hay cierta incertidumbre al respecto pero los chubascos podrían ser localmente fuertes. Además, las temperaturas descenderán a partir del miércoles, con un ambiente algo fresco para la época en la fachada atlántica peninsular y que permanecerá cálido para la época en el área mediterránea.

En cuanto a Canarias, los cielos estarán poco nubosos en general y soplarán con intensidad los vientos del suroeste en las zonas de cumbres. El fin de semana y el lunes, las temperaturas permanecerán sin cambios, pero a partir del martes experimentarán un notable descenso. En el archipiélago se podrá hablar de calor a partir del martes o miércoles, con vientos alisios en zonas bajas de Canarias que soplarán con rachas intensas a partir del miércoles, principalmente.

Etiquetas