Actualidad

MESA DE DIÁLOGO

Las posiciones de Sánchez y Aragonès están “muy alejadas”

Ambos se comprometieron a dar continuidad al diálogo sin poner plazos

Pedro Sánchez y Pere Aragonès durante la reunión.
Pedro Sánchez y Pere Aragonès durante la reunión.
E.P.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, constataron el miércoles que sus posiciones de partida sobre Cataluña están “muy alejadas”, pero se comprometieron a dar continuidad a la mesa de diálogo sin imponerse plazos.

Las dos partes reconocieron que las soluciones que plantean para superar el conflicto catalán son “muy distintas” -Aragonès reclama una amnistía y un referéndum de autodeterminación, que Sánchez ve inviables y ofrece como alternativa su “agenda para el reencuentro”- pero ambos se emplazaron a seguir buscando una salida acordada.

El Palau de la Generalitat fue escenario del “reinicio” de una mesa de diálogo creada tras el acuerdo entre ERC y el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez pero que solo había celebrado una reunión, en febrero de 2020, antes de tener que suspender sus trabajos por el estallido de la pandemia.

Si en la primera reunión, en la Moncloa, Sánchez tuvo al otro lado de la mesa a Quim Torra, esta vez su interlocutor era Pere Aragonès, que acudía al encuentro sin estar acompañado de sus socios de JxCat, que se quedaron fuera al no aceptar la condición, impuesta por el president, de designar como representantes para la mesa de diálogo exclusivamente a miembros del Govern.

Sobre las 15.00 horas, Sánchez fue recibido con honores por Aragonès, con quien se saludaron chocando sus puños, antes de pasar revista a una formación de gala de los Mossos d’Esquadra.

Sánchez y Aragonès se reunieron durante casi dos horas y, posteriormente, dieron inicio a la reunión de la mesa de diálogo, en la que participaron, por parte del Gobierno, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, la ministra de Política Territorial y portavoz, Isabel Rodríguez, y el titular de Cultura, Miquel Iceta.

Por parte de la Generalitat solo estuvieron los consellers de ERC Laura Vilagrà y Roger Torrent, tras la negativa de Junts a revisar su propuesta de participantes -entre ellos los presos indultados Jordi Sànchez y Jordi Turull- que fue vetada por el president.

Sánchez, que como Aragonès solo estuvo presente al principio de la reunión, compareció luego en la Galería Gótica del Palau, donde constató que tiene visiones “radicalmente distintas” de las de Aragonès sobre cuestiones como la autodeterminación o la amnistía, pero su compromiso es buscar “soluciones acordadas”, dialogando “sin prisas, pero sin pausa y sin plazos”.

“Para nosotros, ni el referéndum ni la amnistía son posibles, no sólo por el hecho de que no lo contemple la Constitución, sino porque la sociedad catalana no puede sufrir mayores desgarros ni fracturas”, añadió.

Sánchez entregó al president la denominada “agenda para el reencuentro” actualizada, con 44 puntos, que incluye propuestas que fueron planteando los diferentes gobiernos de la Generalitat y en los que está convencido que es posible llegar a pactos.

Por su parte, Aragonès reclamó “tiempo y perseverancia”, aceptando que no hay que marcarse “plazos muy concretos”, aunque sí recalcó que a lo largo de este “proceso de negociación” debe haber “resultados, concreciones y avances”.

Comprometidos con mejorar el Prat

El Gobierno central se ha comprometido por escrito con la Generalitat a velar por “mantener sus planes de ampliación y mejora del aeropuerto de Barcelona” en el documento ‘Agenda para el Reencuentro” que el presidente Pedro Sánchez le entregó al mandatario catalán, Pere Aragonés, en su reunión para reactivar la mesa de diálogo. En todo caso, el jefe del Ejecutivo reafirmó en su comparecencia ante los medios tras la reunión con Aragonès que, en este momento, este plan de ampliación se ha “aparcado”, al considerar que ahora mismo el proyecto no está “maduro” por falta de consenso institucional en la Generalitat -tras el rechazo de ERC, por la afectación medioambiental que supone de la zona protegida de La Ricarda-.

Etiquetas