Actualidad

TELEVISIÓN

El torbellino eterno vuelve a la televisión más vivo que nunca

Movistar+ estrena una serie documental sobre la vida de la artista Lola Flores

Rosario y Lolita, hijas de Lola Flores, están encantadas con el nuevo documental de Movistar+.
Rosario y Lolita, hijas de Lola Flores, están encantadas con el nuevo documental de Movistar+.
EFE

Pionera, libre, eterna e irrepetible, así era la artista Lola Flores según recuerdan quienes la conocieron en persona o a través de su arte. Un torbellino de colores y un icono vivo que protagoniza, 26 años después de su muerte, una serie documental que llega a Movistar+ y que busca revivirla y contársela a las nuevas generaciones.

“Estoy muy emocionada, muy orgullosa e ilusionada porque la gente que no sabe de mi madre, la juventud, puede conocer lo única e irrepetible que era ella, la luz que ella tenía, la fuerza, el torbellino de colores que era”, cuenta la cantante Rosario Flores.

LOLA, una producción original de Movistar+ y 100 Balas (The Mediapro Studio), son las cuatro evocadoras letras elegidas para darle título a la nueva biografía audiovisual de “La Faraona” (Jerez de la Frontera, 1923 – Madrid, 1995). Cuatro episodios en los que aparecen testimonios de lo más variopinto, que van desde C. Tangana o Rosalía hasta Encarnita Polo o Juan el Golosina.

También la familia de la artista, su hermana Carmen y sus hijas, Lolita y Rosario, quienes no dudaron un instante en participar y apoyar este proyecto dirigido por Israel Del Santo. “Mi madre se lo merece”, cuenta rotunda Lolita Flores.

“Va a ser un descubrimiento. A Lola Flores la conocen por su arte, por su bata de cola, pero quizás se han perdido esa Lola Flores de llanto, de alegrías, de satisfacción, de orgullo, de estar por encima muchas veces del bien y del mal. Van a conocer a una persona sabia, a una persona adelantada a su tiempo, que estaba con el progreso y que tenía una mente muy abierta para casi todo”, apunta la cantante.

Ella, agrega Lolita, era “una maga que venía de otro planeta”, alguien que “no va a morir nunca, va a ser para toda la vida porque su arte y su inspiración va a llenar a muchas generaciones por muchísimo tiempo”, añade.

LOLA arranca con la infancia de Lola Flores en una familia humilde formada por una madre que cosía trajes de flamenca y el dueño de una taberna en Jerez de la Frontera, donde dio sus primeros pasos en el mundo del espectáculo, bailando desde niña entre mesa y mesa, pasando poco por la escuela.

Siempre supo que quería ser artista, inspirada por dos de sus grandes maestras, Imperio Argentina y Pastora Imperio, y pronto despuntó en su tierra con el nombre de Lolita Flores Imperio de Jerez, un modesto éxito que la impulsó a hacer la maleta y marcharse con toda su familia a probar suerte en Madrid.

“Para poder entender a la Lola de los 80 del “si me queréis irse” hay que entender de dónde venía”, explica el director Israel del Santo. Saber que en el Madrid de la posguerra y las cartillas de racionamiento -donde llegó con sus padres y sus dos hermanos, casi con una mano del ante y otra detrás, como cuenta el documental- llegó a tener que pedir dinero con su madre por las calles.

Etiquetas