Actualidad

educación

Se podrá pasar Bachillerato con un suspenso y se eliminan las recuperaciones en la ESO

El Gobierno aprueba los nuevos criterios de evaluación que se pondrán ya en marcha este curso

Alegría durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.
Alegría durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.
EFE

El Gobierno ha aprobado este martes, a propuesta del Ministerio de Educación y FP, los nuevos criterios de evaluación, promoción y titulación para la Educación Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional, cambios que entrarán en vigor este mismo curso 2021-2022.

El Real Decreto aprobado este martes permitirá a los alumnos de 2º de Bachillerato que obtengan el título con una asignatura suspensa, contempla la repetición de curso como algo excepcional y eliminará las pruebas de recuperación de junio y/o septiembre en Secundaria.

"Estamos ante un nuevo sistema de evaluación que impulsa la cultura escolar basada en la confianza, el trabajo colaborativo y la participación", ha señalado este martes la ministra de Educación y FP, Pilar Alegría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Según ha indicado, este Real Decreto permite que España se adecúe a los estándares europeos, ya que contempla "un carácter integrador" en todas las etapas educativas, pone el foco en lo que se conoce como evaluación continua y da "un paso más" en reforzar la personalización de todos los procesos de aprendizaje.

Además, con estos nuevos criterios, la repetición será considerada algo excepcional, pues tal y como ha destacado la ministra, un 30% de los estudiantes españoles de 15 años ha repetido al menos una vez de curso, y las tasas de abandono escolar en España se sitúan en el 16%, muy por encima del resto de países de su entorno.

Las medidas que contempla el Real Decreto, sobre todo las referentes a la repetición de curso, la titulación en Bachillerato y los exámenes de junio y/o septiembre, han generado duras críticas por parte de la oposición, que cree que con esta norma se echa por tierra la 'cultura del esfuerzo'.

Sin embargo, la ministra de Educación y FP, Pilar Alegría, ha asegurado que "la cultura del esfuerzo al que algunos aluden no corre ningún riesgo" con esta nueva norma, así como con la LOMLOE. Y ha defendido la medida del Gobierno: "La diferencia es promover un esfuerzo basado en la motivación, no un esfuerzo basado en el castigo; es a través de esa motivación cuando vamos a poder conseguir que todos nuestros alumnos alcancen el mejor aprendizaje posible, esa es la responsabilidad de todas las administraciones educativas".

Así serán las evaluaciones este curso

Según esta norma, la evaluación en Primaria será "continua y global" y las decisiones sobre la promoción serán adoptadas por los equipos docentes, que actuarán de manera colegiada. Esta decisión se someterá a la consideración de los docentes únicamente al finalizar los cursos de 2º, 4º y 6º, siendo ésta automática en el resto de cursos de la etapa, según recoge el documento. Así, la repetición de curso será algo "completamente excepcional" que se contemplará únicamente tras haber agotado el resto de medidas y cuando se estime que esta medida es la más adecuada para favorecer el desarrollo del alumno.

En el caso de Secundaria, las decisiones sobre promoción "dejan de estar condicionadas por el número de materias superadas y pasarán a recaer enteramente sobre el equipo docente", que valorará que las asignaturas suspensas por el alumno le permiten seguir con éxito el curso siguiente. Así pues, al igual que en Primaria, la repetición se considera una medida "absolutamente excepcional" que solo se tomará tras haber agotado las medidas ordinarias de refuerzo y apoyo.

Asimismo, el Real Decreto determina que el alumno podrá permanecer en el mismo curso una sola vez y dos veces como máximo a lo largo de la enseñanza obligatoria. Otra de las novedades que recoge la norma de evaluación, promoción y titulación es que se vuelven a poner en marcha los programas de diversificación curricular para los alumnos de 3º en el curso 2022-2023.

En cuanto a la titulación en la ESO, la decisión recaerá totalmente sobre el equipo docente, "sin que pueda quedar condicionada por el número o la naturaleza de las materias no superadas". En todo caso, promocionarán quienes hayan superado las materias o ámbitos cursados o tengan evaluación negativa en una o dos materias. Y se suprimen las convocatorias extraordinarias de junio y/o septiembre para "terminar con la incongruencia de resolver un proceso de nueve meses de trabajo en una prueba única", según destaca el Ministerio.

Bachillerato y FP

Con respecto al Bachillerato, el Real Decreto establece que la promoción de 1º a 2º exigirá que el alumno tenga un máximo de dos materias suspensas. A diferencia de la ESO, se mantienen las convocatorias extraordinarias.

Para obtener el título de Bachiller será necesaria la evaluación positiva en todas las materias de los dos cursos de Bachillerato, pero de manera extraordinaria se prevé la posibilidad de obtener el título con una materia no superada, siempre que así lo acuerde el equipo docente y se cumplan además los siguientes requisitos: que el alumno haya alcanzado los objetivos; no haya faltado a clase; se haya presentado a todos los exámenes; y la media de todas las asignaturas de la etapa sea igual o superior a 5.

En cuanto a la Formación Profesional, la evaluación se realizará por módulos profesionales y para superar un ciclo formativo, tanto de grado medio como de grado superior y cursos de especialización, se tendrá que aprobar todos los módulos profesionales que lo componen. Y quienes superen todos los módulos incluidos en un ciclo de Formación Profesional Básica obtendrán el título de Graduado en la ESO.

La comunidad educativa, en contra

En general, la comunidad educativa está en contra (a excepción de CCOO y UGT) de los nuevos criterios de evaluación, promoción y titulación, sobre todo en las medidas más polémicas: la titulación en Bachillerato con una suspensa y la supresión de los exámenes de recuperación de final de curso.

CSIF considera que conceder la titulación de Bachillerato con una suspensa implica una "reducción del prestigio de estos estudios que perjudicará sobre todo a la educación pública", mientras que ANPE ve como un "error" que el Gobierno deje en manos de los docentes la promoción de los alumnos. "Esta medida envía un mensaje contrario a la cultura del esfuerzo, del rigor, y del mérito", considera.

Sin embargo, CCOO y UGT sí están de acuerdo con este Real Decreto. A juicio de Francisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, que la decisión de promocionar la tome el equipo docente no implica que sea "una puerta abierta" a promocionar en general, sino que se trata de una "situación excepcional" que además ya se suele hacer. En la misma línea se manifiesta UGT, que destaca que los nuevos criterios "no suponen ninguna novedad", pues estas prácticas "ya se vienen haciendo".

Con respecto a los centros, Luis Centeno, secretario general adjunto de Escuelas Católicas, señaló a Europa Press que la titulación en Bachillerato con una suspensa suponía "un retraso" porque "devalúa el propio título". "Es procrastinar un problema en un curso tan complicado y corto, como es 2º", afirmó por su parte Elena Cid, directora general de CICAE.

Y las familias se encuentran divididas. No están de acuerdo con esta medida los padres de colegios católicos, CONCAPA, ya que consideran que la titulación en Bachillerato con una asignatura sin aprobar significa "despreciar la cultura del esfuerzo y el trabajo", mientras que desde COFAPA apelan a que "de verdad", el sistema de Bachillerato se convierta en un "sistema equitativo y que se preocupe de que todos los alumnos adquieran las competencias necesarias para una buena inserción".

Etiquetas