Actualidad

PROMOCIÓN 

Palomo Spain, María Escoté y Lorenzo Caprile, modelos por un día

El desfile se celebró en el marco de la próxima edición del programa ‘Maestros de la costura’

Alejandro Gómez Palomo, María Escoté, Lorenzo Caprile y Raquel Sánchez Silva, en la glorieta de Legazpi.
Alejandro Gómez Palomo, María Escoté, Lorenzo Caprile y Raquel Sánchez Silva, en la glorieta de Legazpi.
EFE

Los diseñadores Lorenzo Caprile, Alejandro Gómez Palomo, María Escoté y la presentadora Raquel Sánchez Silva sorprendieron a los viandantes del barrio de Legazpi como modelos en un original desfile en sus aceras, porque “para que la moda sea moda tiene que bajar a la calle, vestirse, consumirse y ofrecer diversión”.

Los transeúntes que caminaban este miércoles por la mañana por la madrileña glorieta de Legazpi se encontraron con un desfile en vivo, protagonizado por algunos de los rostros más emblemáticos de la moda española que, en el marco de la próxima edición del programa televisivo Maestros de la costura (RTVE), sacaron sus diseños a la calle.

“La moda puede ser parte de la calle también, debe acercarse además al público que hay en la ciudad, es necesario y muy divertido”, dijo a Efe el diseñador Alejandro Gómez Palomo, que en octubre apostó también por este formato y presentó en pleno Paseo del Prado su colección Córdoba, porque “Madrid tiene escenarios maravillosos que pueden aprovecharse”.

Seguidos por un séquito de once diseñadores españoles como María Lafuente u Odette Álvarez, los creadores sacaron a pasear como parte del rodaje de la siguiente temporada sus creaciones a la calle, en una original manifestación por la moda española. Un formato que desde hace algunas temporadas impulsa también la plataforma Madrid Es Moda, que aboga precisamente por una moda accesible.

“Llevar la moda a la calle es algo maravilloso. Además de aprovechar el escenario, que es muy bonito, plantea un nuevo concepto de industria: el de saltar las grandes plataformas y poder acercar la moda a un público para el que los desfiles suelen ser inaccesibles”, explicó la diseñadora y jurado María Escoté.

Para Raquel Sánchez Silva, presentadora del programa televisivo, este formato reivindica “la costura como producto”. “La acción es parte de un programa de la televisión pública, así que debe tener un mensaje de compromiso que además cumpla, porque este programa defiende la moda española”, incidió.

“La moda siempre debe bajar a la calle, ya lo decía Chanel. Si no baja a la calle no es moda, es solo un ejercicio de virtuosismo que se queda en la pasarela”, defendió Lorenzo Caprile, quien además agradeció el apoyo del Ayuntamiento de Madrid de cara a la iniciativa en particular y hacia la moda en general. “Siempre que la moda lo necesita están ahí para ayudarnos”.

Tanto los jueces como la presentadora comparten la misma sensación sobre la experiencia, en la que han cambiado su postura de evaluar las prendas para convertirse en modelos por un día. “Hay muchas formas de salir a la calle, pero desde luego menos divertidas que haciendo moda, es una fiesta”, apuntó Sánchez Silva, mientras que Caprile afirmó estar “encantado” y Escoté y Palomo definieron la experiencia como “totalmente divertida”.

Así es como una moda democrática, a pie de calle y para todos los públicos tomó la glorieta de Legazpi frente al Matadero Madrid, dejando a un lado las grandes pasarelas para proyectar un mensaje claro que cada vez cala con más fuerza en la industria: la moda española debe ser para todos. 

Etiquetas