Actualidad

AGRICULTURA

Trillo: "Este plan debe escuchar la voz y necesidades de los regantes"

César Trillo, presidente de Riegos del Alto Aragón

César Trillo tiene una dilatada experiencia en la gestión de aguas.
César Trillo tiene una dilatada experiencia en la gestión de aguas.
P.S.

Como presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo es el encargado de inaugurar este 25 de noviembre la 23ª Jornada Informativa organizada por su entidad. Desde su dilatada experiencia en la gestión de aguas, Trillo comenta que “estamos viviendo un momento de exceso de legislación que no favorece a los usuarios del agua. Tenemos un plan medioambiental y estoy de acuerdo con que los agricultores en especial los regantes tenemos un papel que desarrollar. Los regantes -continúa- estamos colaborando para cuidar ese medio ambiente, pero somos conscientes de que no todo puede ser exclusivamente una cuestión ambiental y que existen unos sectores estratégicos como es la agricultura, y en especial la agricultura de regadío, que han de tenerse en cuenta, empezando por Europa, siguiendo por España y acabando en las comunidades autónomas. Porque en los países donde no llueve tanto como en el norte o centro de Europa, no hemos sabido defender la importancia del regadío”.

El nuevo Plan Hidrológico para la demarcación del Ebro contempla la finalización de cinco grandes obras hidráulicas en la cuenca del Ebro: Yesa, Mularroya, Santolea, Almudévar y San Pedro Manrique. Pero no incluye ninguna nueva, algo que, para César Trillo es un indicador “de que los regantes hemos perdido peso en la toma de decisiones, tanto en el Consejo del Agua, como en la Confederación y en los ministerios y gobiernos autonómicos”.

“Nuestra opinión -continúa Trillo- es que España se ha comprometido frente a Europa al cumplimiento de unas medidas muy restrictivas, poniendo el foco solo en la sostenibilidad, para asegurar que lleguen los paquetes de ayuda para la recuperación. Y esto hace mucho daño. El nuevo Plan, al contemplar solo las obras citadas, da cerrojazo al desarrollo económico del Valle del Ebro. Si por el Ebro pasa un excedente de 7.000 u 8.000 hectómetros cúbicos, no hay que reducir ahora ese caudal pensando que en 2100 se habrá perdido un 20%. En el Valle del Ebro tenemos tierra y tenemos gente que quiere trabajarla y producir alimentos y este cerrojazo se lo va a poner muy difícil”.

Reivindicaciones

Para César Trillo, la no inclusión de otras obras de regadío en el nuevo Plan Hidrográfico no es tanto un problema económico. “Entendemos que este Plan establezca un presupuesto viable para su aplicación. Pero retira 36 obras hidráulicas de anterior y con eso no estamos de acuerdo. Se podrían incluir de ellas, las 7 u 8 que entendemos son muy importantes, aunque se deje constancia de que no habrá dinero para ejecutarlas, pero sería una garantía para que se retomen en el siguiente plan”, afirma.

Otro de los ámbitos que señala Trillo tiene que ver con la contaminación difusa que produce la actividad agrícola. Y Trillo es claro: “estamos convencidos de que hay que mejorar en cuanto a minimizar la contaminación difusa y estamos intentando hacer las cosas lo mejor posible; informando y formándonos para ello. Nos preocupa especialmente el tema de purines y estiércoles. Estamos trabajando en poner orden en este campo, así se lo hemos dicho al Gobierno de Aragón y a la CHE. Necesitamos un periodo de adaptación y de formación y estamos en ello. Pero también es cierto que no toda la culpa de la contaminación difusa es del agricultor”.

Etiquetas