Actualidad

PASCUA MILITAR

El rey expresa su "orgullo y gratitud" a los militares por su labor social

Felipe VI ha considerado pertinente analizar con los países aliados los resultados finales de la misión en Afganistán

Ceremonia de la Pascua Militar.
Ceremonia de la Pascua Militar.
EFE

La ceremonia de la Pascua Militar celebrada este jueves en el Palacio Real de Madrid ha supuesto un homenaje a la tarea desarrollada por las Fuerzas Armadas (FAS) en el último año ante emergencias como el volcán de La Palma o la pandemia, una labor de la que el rey ha expresado su "orgullo, aprecio y gratitud" por la cercanía mostrada a la ciudadanía.

"Son, en definitiva, fiel reflejo de nuestra sociedad. Su compromiso está siempre guiado por la entrega a España y por una fuerte vocación de servir", ha proclamado Felipe VI al elogiar a los militares en su discurso en el Salón del Trono, en el que también ha ensalzado "la memoria y dignidad" de las víctimas de ETA tras cumplirse el décimo aniversario del final de la violencia de la banda terrorista.

En el principal acto castrense que se celebra cada día de Reyes, don Felipe ha estado acompañado por la reina Letizia; el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez; la ministra de Defensa, Margarita Robles; el del Interior, Fernando Grande-Marlaska; y la cúpula militar y de la Guardia Civil.

Con uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, el monarca ha asegurado que "la voluntad, determinación y solidaridad" demostradas por las FAS en La Palma, en el proceso de vacunación y rastreo de contagiados, en el temporal Filomena o en la evacuación de afganos han puesto de relieve "la cercanía y la ejemplaridad" con las que actúan, siempre desde "el mutuo respeto, la lealtad y el compañerismo".

"Quiero expresaros el orgullo de la sociedad española hacia la institución militar. Es, sin duda, la mejor recompensa e implica aprecio y gratitud hacia vuestro trabajo y vuestros valores", ha enfatizado el jefe del Estado.

Como reconocimiento a esta labor, el rey ha reclamado para los uniformados "la atención que requieren" y dotarlos de los mejores medios para garantizar su seguridad.

Robles ha compartido con el rey que los soldados han actuado ante las emergencias de los últimos meses con "la dedicación, preparación y planificación que les caracteriza" y han sentido "el cariño y el apoyo de los españoles".

Para la titular de Defensa, el desempeño de las FAS, de la Guardia Civil y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ponen de relieve que están "dispuestos a todo por España y los españoles, cuándo y dónde sea necesario".

España es "un gran país" del que, según Robles, hay que sentirse "profundamente orgullosos, con fortaleza para vencer las dificultades y escribir páginas de esfuerzo y superación".

"Son cualidades invencibles que nos hacen mirar el futuro de nuestro país con confianza y siempre desde el diálogo, la tolerancia y el respeto entre todos", ha resaltado.

En el caso del volcán de La Palma, la ministra ha hecho hincapié en que los militares "han sido unos palmeros más", que "han vivido su dolor e incertidumbre como propios y han tratado de ayudar poniendo toda su humanidad y entrega".

Tanto el rey como la ministra se han referido al final de la misión internacional en Afganistán después de casi dos décadas, rematada con la evacuación de miles de colaboradores afganos tras la toma del poder por parte de los talibanes.

Robles ha admitido que su desenlace no fue el deseado: "Todos hubiéramos deseado otro final para una misión tan exigente".

Felipe VI ha considerado pertinente analizar con los países aliados los resultados finales de la misión en Afganistán para "extraer las necesarias lecciones y enseñanzas".

España acogerá en junio la cumbre de la OTAN, una cita que, en opinión de la titular de Defensa, reconoce a España como "un socio serio y fiable" con sus aliados que "cumple sus compromisos internacionales".

También ha puesto su atención en el "excepcional" esfuerzo hecho por el Gobierno para seguir modernizando el armamento y las capacidades de las FAS, que ha considerado una "prioridad" para el Gobierno con el fin de dotarlas de los mejores medios.

Tras cumplirse en 2021 el décimo aniversario del cese de la "brutal" violencia de ETA, Felipe VI ha homenajeado "la memoria y la dignidad" de las víctimas, muchas de ellas militares y de cuerpos policiales, de quienes ha asegurado que su "fortaleza y altura moral son guía para todos los españoles".

Robles se ha sumado al reconocimiento: "Siempre tendremos una impagable deuda de gratitud con ellos".

Como ocurrió el pasado año, la ceremonia ha contado con sólo un tercio de los asistentes habituales antes de la pandemia debido a las restricciones sanitarias y se ha suprimido el cóctel posterior a los discursos, por lo que no ha habido corrillos, ni tampoco público en el inicio del acto en la plaza de la Armería.

Sánchez no ha intervenido, aunque se ha unido al reconocimiento a todos los militares a través de un tuit: "Gracias por vuestra voluntad de servicio a España siempre, también en la lucha frente a la pandemia o ayudando ante la emergencia de La Palma. Sois ejemplo de profesionalidad y entrega".

En otro mensaje en las redes sociales, el líder del PP, Pablo Casado, ha agradecido "este año más que nunca" la labor de servicio de las FAS "en los peores momentos de pandemia y catástrofes naturales", así como "en su defensa de la libertad por todo el mundo".

La reina Letizia, quien ha lucido un pequeño "piercing" en su oreja izquierda, ha protagonizado la anécdota de la ceremonia cuando, a su llegada al palacio, se le ha caído un broche con una perla que lucía en su vestido azul y que le ha recogido Felipe VI.

Etiquetas