Actualidad

ENTREVISTA

Supremme De Luxe: "Con todo lo que pasa en el mundo, lo positivo es la nota discordante"

Después de una vida luchando por vivir de su pasión, la drag queen disfruta de una etapa dorada desde que presenta Drag Race, en su segunda temporada

Supremme De Luxe
Supremme De Luxe
Atresmedia

Después de una vida luchando por vivir de su pasión, el dragqueenismo, Supremme De Luxe disfruta de una etapa dorada en la que se le abren puertas que antes tenía cerradas. Gracias a ser conductora de Drag Race (Atresplayer Premium), que este domingo estrenó su segunda temporada en España, la presentadora es hoy una de las máximas abanderadas del colectivo.

Todo ello después de una época “oscura” en la que la cultura “drag” no ha estado tan presente en la televisión como lo estaba en los años 90 por eso de “las modas pasajeras” del medio, cuenta a la agencia Efe De Luxe (Madrid, 1979) en una entrevista.

Hoy es un momento dulce en su carrera tras la llegada a España del histórico formato creado en Estados Unidos (RuPaul’s Drag Race, ganador de 19 premios Grammy), un show que para su sorpresa ha recibido mejores críticas de lo que esperaba.

Un año después del estreno de Drag Race España, ¿qué es lo que más le ha sorprendido de la reacción del público?

—Me ha sorprendido que ha habido menos comentarios negativos de lo que pensaba. Sí ha habido algunos episodios puntuales con las concursantes bastante heavies, sobre todo en Twitter. Tenemos que aprender a comunicarnos por redes de una manera más sana, sin que exista un odio tan bestia. Es lo que ha empañado algo la edición, aunque han sido cosas puntuales. Es un programa que se comenta en todo el mundo y ya cuentas con que es imposible gustar a todos y que va a haber críticas, pero es que mayoritariamente ha sido todo muy positivo. Desgraciadamente a veces nos sorprende lo positivo, con todo lo que está pasando en el mundo, hay veces que lo positivo es la nota discordante.

“Las drags hemos pasado una época de más oscuridad”

RuPaul’s Drag Race lleva ya quince años en antena. ¿Cómo ha influido en la cultura drag y en la sociedad el programa?

—Hay un público joven para quienes la primera referencia sobre el drag que tienen no es en un local, como era antes, sino que ha sido una referencia televisiva, viendo Drag Race. Hay muchos chavales que han crecido y han visto a una drag en la tele, gracias al programa. En la tele en los 90 era bastante común ver drags. Pero es verdad que luego ha habido una época de más oscuridad y ha quedado todo más relegado a bares y a sitios acotados y ahora parece que está despuntando un poco. Esperemos que esta vez sea la definitiva y nos quedemos aquí afianzados.

¿Es el momento de que la cultura drag conquiste la televisión y aparezca en cualquier tipo de programa?

—Yo creo que sí. Haciendo balance de mi paso por Drag Race, una de las cosas a considerar es que me están ofreciendo un tipo de trabajos en los que no se le da demasiada importancia el hecho de que sea drag, no prima el que sea drag. En el momento en el que a mí me está ocurriendo, significa que puede pasar.

“Transmitimos valores como la libertad y la diversidad”

Insisten siempre en que Drag Race es un programa que, más allá de entretener, transmite importantes valores. ¿Cuáles diría que son?

—Principalmente el de la libertad y el de la diversidad, que cada persona pueda ser y se pueda manifestar como quiera. Parece sencillo, pero a día de hoy todavía vemos que no lo es. Y me parece muy interesante que cada uno pueda expresar su personalidad y su sentir de manera libre. Cuestionando todos los códigos, el género, la moda… cuestionando todo para expresarse.

El odio que mencionaba antes, ¿diría que se limita a las redes o hay gente que a día de hoy todavía vierte su odio contra el colectivo?

—Estamos hablando de cosas distintas. Una cosa es el odio en redes, que luego en general no se nota en la calle y en tu día a día, y otra cosa es que haya todavía algunos sectores de la sociedad que estén anclados en tiempos muy pasados y puedan demostrar determinadas actitudes poco propias del siglo XXI en el que estamos. Existe el odio contra nuestro colectivo como también hay gente que te niega el maltrato, hay gente que sigue siendo racista o xenófoba… Existe en cualquier grupo. Garbanzos negros hay en todos los sitios, pero quiero pensar que cada vez es menos la gente que tiene esas ideas, pero claro que las hay.

Etiquetas