Actualidad

REIVINDICACIÓN

Los mayores reclaman mejores políticas para la promoción de la vida activa y saludable

El informe publicado por Eurostat indica que España se mantiene como segundo país de la Unión Europea con mayor esperanza de vida

Se espera un aumento de pensionistas en los próximos años
España se mantiene como segundo país de la Unión Europea con mayor esperanza de vida.
Efe

La Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP), el movimiento más representativo a nivel estatal (con 15.079 asociaciones y más de 5.746.000 afiliados) para la defensa de los derechos de las personas mayores y pensionistas ante los poderes públicos, privados y el conjunto de la sociedad, reclama mejores políticas para la promoción de la vida activa y saludable de los más de diez millones de personas mayores y pensionistas en nuestro país.

Así lo expresa ante el informe publicado por Eurostat que indica que España se mantiene como segundo país de la Unión Europea con mayor esperanza de vida, solo detrás de Irlanda. Estos datos difundidos por la oficina de estadística europea incluyen 2020 como el último año con información disponible.

Según especifica el informe, España era el segundo país con más esperanza de vida (82,4 años), empatada con Chipre y Suecia, y únicamente por detrás de Irlanda (82,6 años). Por regiones, Baleares se sitúa segunda en el ranking regional de la UE con mayor esperanza de vida, con 83,9 años, solo por debajo de Córcega (84 años), al tiempo que señala que hay otras regiones españolas que ocupan posiciones de privilegio, ocupando la quinta posición Galicia (83,7 años); la octava compartida entre Canarias, Navarra y País Vasco (83,4 años), junto con la región italiana de la Toscana, y la decimotercera, Cantabria (83,2 años).

España está experimentando actualmente un profundo proceso de envejecimiento, debido al incremento de la esperanza de vida y al descenso de la natalidad, por lo que teniendo en cuenta que el rápido envejecimiento de la sociedad es una de las tendencias más significativas en el siglo XXI que tiene repercusiones ineludibles en todos los aspectos de la sociedad, para la PMP hay que dar un paso adelante y colocarlo en el centro de todas las agendas y hacer de ello un nuevo campo de desarrollo económico, de creación de empleo y de calidad de vida. En este sentido, se ofrece para colaborar con el Comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico participando en sus reuniones de trabajo para abordar este reto.

“El aumento del número y de la proporción de las personas mayores es ciertamente un logro histórico. Constituye una de las transformaciones sociales más importantes”, sostiene la Plataforma. Por ello, el envejecimiento activo se ha convertido en uno de los objetivos positivos que las sociedades modernas desean conseguir.

Es importante destacar que las personas mayores son una parte de la población que maneja el 40% del patrimonio del país adquirido a lo largo de su vida, convirtiéndose, por tanto, en un grupo de población económicamente diferenciado y proactivo, del que se benefician algunos sectores económicos, tales como salud y bienestar, seguridad, cultura, entretenimiento y ocio, domótica y nuevas tecnologías, formación, hostelería, o turismo, entre otros, al tiempo que la promoción de la vida activa y saludable tiene además un fundamento económico de ahorro de gasto público, ya que incrementar la tasa del índice de vida saludable supone ahorrar en sanidad, en las prestaciones farmacéuticas, en dependencia, en la lucha contra la soledad… además de que tiene un mayor impacto en las mujeres, que viven más años.

Así, la PMP aboga para que se potencie el enfoque de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que define el envejecimiento activo como “un proceso de optimización de las oportunidades de salud, seguridad y participación, con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen”. Para la plataforma, estos tres pilares (salud, seguridad y participación) son determinantes e interdependientes para alcanzar una calidad de vida durante el envejecimiento.

Para la PMP, se necesita una sociedad donde las personas mayores y las personas con discapacidad mayores vivan con más calidad de vida, donde participen activamente y contribuyan al dinamismo económico. Por lo que, en este sentido, defiende potenciar factores que contribuyan a ello, tales como: los personales (el autocuidado, la autonomía, o la actividad física, mental y social, entre otros); un entorno físico y digital accesible para todos, garantizando la accesibilidad en instalaciones o en la oferta de turismo, ocio, formación, cultura y deporte; mejores diseños para viviendas accesibles, promoviendo envejecer en la propia vivienda u ofreciendo alternativas residenciales; ciudades y entornos rurales accesibles e integradores, así como fomentar una imagen real, activa, saludable y positiva de las personas mayores, evitando edadismos, paternalismos y otros estereotipos.

La accesibilidad es un derecho reconocido para interactuar con el entorno de manera normalizada y provechosa y, según explica la PMP, “aunque se ha avanzado mucho en las exigencias de accesibilidad desde la legislación, siguen quedando muchos eslabones por completar y cada día surgen nuevas barreras”. Por ello, aboga firmemente por aplicar el Acta Europea de Accesibilidad aprobada en junio 2019 por la Comisión Europea, que establece que determinados productos y servicios que se producen y comercializan en el mercado europeo sean accesibles (ordenadores, teléfonos, cajeros automáticos y servicios bancarios, sitios web, etc.). Ante la creciente digitalización de gestiones y trámites de todo tipo, tanto en el sector público como en el privado, la PMP insta a garantizar la plena accesibilidad de todos estos procesos.

Además, cabe destacar que las personas mayores y pensionistas tienen a día de hoy un nivel de autonomía y un nivel cultural mucho más elevado que los de hace 35 años. Así, la PMP apuesta por extender su participación a través de las organizaciones sin ánimo de lucro, el asociacionismo, los consejos de personas mayores, la presencia de personas mayores en las cámaras de representación y favoreciendo las iniciativas intergeneracionales de transmisión de experiencias, para lo que solicita que haya una dotación económica adecuada a estas organizaciones.

Y, en esta línea, solicita a las administraciones que estudien la viabilidad y la oportunidad de la elaboración de un Libro Blanco sobre el Envejecimiento en España.

La Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP) nace como un proceso de confluencia de las Organizaciones, Federaciones y Confederaciones de Mayores y Pensionistas más importante del país, con el objetivo de representar al movimiento asociativo de las personas mayores y facilitar la interlocución con los poderes públicos y otros actores sociales.

La PMP ha sido puesta en marcha por Unión Democrática de Pensionistas (UDP), constituida por 50 asociaciones territoriales y 13 asociaciones sectoriales con más de un millón de afiliados; la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), con 25 organizaciones de mayores de las diferentes Comunidades Autónomas, con más de 800.000 socios de base y más de 1.500 asociaciones; y por la ONCE, con representación territorial en todo el país, en la que más del 50% de sus afiliados son personas mayores.

Además, como entidad social de referencia, participa el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), con 8.000 asociaciones que representan a 4 millones de personas con discapacidad, de las que más del 60% son personas mayores (2,6 millones). Y, por otra parte, como socio ordinario se ha incorporado también la Asociación CONJUPES (Confederación Nacional de Jubilados y Pensionistas de España), con 1.500 asociaciones y 550.000 afiliados. También se ha sumado a la PMP como socio adherido la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), con 1.483 asociaciones y más de 600.000 asociados, de los que un 70% son personas mayores de 65 años (420.000).

Etiquetas