Actualidad

LA ENTREVISTA

Bienvenido Mascaray Sin: "Tengo fe absoluta en que he conseguido el método interpretativo correcto"

Presenta el segundo volumen de la obra ‘Nosotros, los íberos’ y dice que “hoy en día entiendo la lengua ibérica a la perfección”

Bienvenido Mascaray.
Bienvenido Mascaray.
Á.H.

“Hasta el momento, la lengua ibérica, que es tan importante para conocer los orígenes de España, no se entiende en absoluto”, afirma Bienvenido Mascaray Sin, autor del segundo volumen de la obra Nosotros, los íberos, con 400 páginas de contenido, publicada en Gráficas Editores (Barbastro). El autor ha presentado el libro en Campo, localidad natal, y en el Museo Diocesano Barbastro-Monzón. Señala que “será muy esclarecedor un análisis del estado de la lingüística ibérica, tan calamitoso como insostenible”.

Sin ambages, “la situación actual es de verdadera vergüenza nacional, amén de impedimento para conocer la verdad sobre la vida, obra y pensamientos de nuestros antepasados y, en consecuencia, los orígenes históricos de Iberia o Ispania”. Lleva ya 25 años de trabajo en esta materia. “Encontré algunas guías que he aumentado poco a poco, y hoy en día entiendo la lengua ibérica a la perfección, aunque sé que suena muy duro y fuerte. No solo la entiendo sino que en el libro analizo la vida de los íberos en todos aspectos, religiosidad, código ético, moral, trabajo, enfermedades, alimentación…, en base a los textos que he traducido”.

En su opinión, “la obra tiene un valor muy grande pero no basta con que lo diga el autor, tengo que vencer una resistencia que viene de 500 años, desde que, en el siglo XVI, se intentaron los primeros estudios con vasco iberistas, opositores y demás y no se ha conseguido. No sé si seré capaz de remover más, aunque tengo fe absoluta en que he conseguido el método interpretativo correcto”. Señala que “aparte de la epigrafía está la toponimia ibérica”.

Mascaray es autor de obras relacionadas, El ribagorzano dende Campo (1994), El misterio de la Ribagorza. Orígenes, historia y cultura a través de la toponimia (2000), De Ribagorza a Tartesos. Topónimos, toponimia y lengua iberovasca (2002), Baliaride. Toponima, lengua y cultura ibérica en Las Illes (2002), Vocabulario del habla de Campo (2013) y Nosotros, los íberos. Volumen I (2019). Además, ha escrito 511 capítulos, la mayoría se publicaron en el suplemento dominical de Diario del AltoAragón desde 2006. Ahora retoma la serie en la revista mensual “Ronda Somontano”.

El último libro no frena la continuidad del trabajo. “La parte intelectual está terminada, ahora viene una fase muy importante, la del convencimiento, acudir siempre que me inviten a charlas, conferencias y publicar en grupos relacionados sobre el tema, también en redes sociales. Trato de profundizar en la tarea para conseguir que los resultados de mi trabajo intenso se conozcan y se valoren, porque son óptimos”.

La huella de los íberos en Huesca “es importantísima. Llegaron muy pronto a la península, procedentes del norte de África y se extendieron enseguida. La antigüedad en Aragón es muy larga y abundan los yacimientos y los textos epigráficos. En torno al 80% de los topónimos son de origen ibérico. Es el origen de los españoles”. 

Etiquetas