Actualidad

PREVISIONES

Bruselas mantiene en el 4 % el crecimiento del PIB español

La Comisión Europea eleva en 1,8 puntos su estimación de inflación, hasta el 8,1 %

Sede de la Comisión Europea en Bruselas
Sede de la Comisión Europea en Bruselas
S.E.

La Comisión Europea (CE) mantuvo el jueves su previsión de crecimiento del PIB español en 2022 en el 4 %, la misma cifra que en sus proyecciones de mayo, y elevó en 1,8 puntos su estimación de inflación, hasta el 8,1 %.

Para 2023, sin embargo, el Ejecutivo comunitario rebajó la expansión del PIB español al 2,1 %, frente al 3,4 % anticipado en primavera, mientras que revisó al alza en 1,6 puntos la proyección de inflación, hasta el 3,4 %.

Las Previsiones Macroeconómicas de verano de la Comisión apuntan así a un crecimiento de la economía española en línea con el previsto por el Gobierno para este año, pero son más pesimistas por lo que a 2023 se refiere, ya que el Ejecutivo español proyecta una subida del PIB del 4,3 % para este año y del 3,5 % para el que viene.

El informe, que solo actualiza las estimaciones de PIB e inflación, dibuja una perspectiva sombría para la economía de la eurozona por el impacto de la guerra en Ucrania, que está empujando al alza los precios de energía y materias primas y alimentando la inflación, lo que deprime el poder adquisitivo de las familias y está llevando a los bancos centrales a endurecer su política monetaria más rápido de lo previsto.

El resultado será una ralentización del crecimiento hasta el 2,6 % en 2022 y al 1,4 % en 2023, una y nueve décimas menos de lo anticipado en primavera, y una inflación disparada al 7,6 % y 4 %, respectivamente, cotas superiores al 6,1 % y 2,7 % estimados anteriormente.

En este contexto, la economía española crecerá por encima de la media europea en ambos ejercicios, pero también tendrá una tasa de inflación superior a la de sus socios.

La Comisión señala que en España el aumento de la inflación y los problemas de suministros ralentizaron el crecimiento abruptamente en la primera parte de este año, a lo que se suma una “significativa” contracción del consumo privado que espera se mantenga durante el horizonte de las previsiones.

Si bien el crecimiento “acelerará ligeramente” en el segundo semestre por la recuperación del turismo y una implementación más rápida de las inversiones del plan de recuperación, hacia final de año y en 2023 Bruselas prevé que la actividad económica se ralentice conforme los hogares ajustan su consumo a unos precios más altos y la incertidumbre económica.

Para 2023, la rebaja de la previsión de crecimiento se explica precisamente por “el impacto más pronunciado de la inflación sobre el poder de compra de los hogares”, sobre todo a principios de año y “en un contexto de aumentos de salarios limitados”.

La revisión al alza de la inflación, por su parte, se debe a la “persistencia e intensidad” del aumento de los precios.

Etiquetas