Actualidad

DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN

Convalidada la prórroga de las medidas anticrisis con la abstención del PP

Recoge una ayuda directa de 200 euros para afrontar el encarecimiento de la cesta de la compra y la bonificación de 20 céntimos para combustible

El presidente y varios miembros del PSOE aplauden tras una de las votaciones de ayer en el Congreso.
El presidente y varios miembros del PSOE aplauden tras una de las votaciones el jueves en el Congreso.
EFE

El pleno del Congreso convalidó el jueves, gracias a la abstención del PP, el segundo decreto ley de medidas anticrisis, que prorroga las ya adoptadas en marzo e incluye otras nuevas como el cheque de 200 euros para familias con bajos ingresos y patrimonio.

A falta de la votación, el decreto sale adelante gracias a la abstención del PP y al apoyo de gran parte de los grupos, entre ellos, PSOE, Podemos, PNV, PdeCat y Bildu.

El ministro de la presidencia, Félix Bolaños, pidió a los grupos una convalidación “pacífica” porque es “de sentido común” ayudar a familias para las que “cada vez es más difícil llegar a fin de mes” y a empresas, a “continuar con su negocio”, y las Cortes “no pueden mirar para otro lado”.

“El Gobierno suma y sigue”, dijo el ministro tras enumerar las principales medidas del decreto y mencionar las más importantes de las anunciadas por el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, esta semana en el debate sobre el estado de la nación.

Asimismo, aseguró que “los próximos meses van a ser complejos” y por ello “es tiempo de buscar consensos y estar de acuerdo en lo esencial, que es ayudar a nuestros conciudadanos, sumar al esfuerzo colectivo”.

El decreto recoge una ayuda directa de 200 euros para trabajadores, autónomos y desempleados con ingresos inferiores a 14.000 euros anuales para afrontar el encarecimiento de la cesta de la compra.

Asimismo prorroga hasta final de año las medidas vigentes desde el 1 de abril que incluían la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible y ayudas a los sectores más afectados por el impacto de la guerra en Ucrania.

Entre las novedades también está la congelación del precio de la bombona de butano y la rebaja del 50 % de los abonos de transporte de titularidad estatal (como los de Renfe) y del 30 % para los expedidos por las comunidades autónomas y entidades locales, que podrán elevar esa ayuda hasta el 50 % con recursos propios.

A ello se suma la rebaja ya anunciada esta semana del IVA de la factura de la luz del 10 al 5 % y la subida del 15 % de las pensiones de jubilación y de invalidez no contributivas, que supondrá 60 euros al mes y 360 euros a final de año.

Falta de negociación

Los grupos criticaron la falta de negociación de las medidas del decreto, como es el caso del PNV, cuya diputada Idoia Sagastizabal consideró que, aunque positivo, es “pan para hoy y hambre para mañana”, al tiempo que ya se queda viejo con las modificaciones anunciadas por Sánchez.

Se refirió así al incremento al 100 % de la rebaja en el transporte público, que el decreto sitúa en el 50 %, un extremo en el que coincide la diputada de Cs María Muñoz, quien lo ve “obsoleto”, así como “cortoplacista”.

“Llegará un momento en el que el Gobierno no tendrá capacidad de maniobra y tendrá que dejar que la inflación devore a empresas y familias o tendrá que llevar a cabo recortes dolorosos”, añadió Muñoz.

“¿Se ha parado a pensar en la importancia del gasto público sobre la inflación?”, preguntó el diputado popular Jaime de Olano, que pidió al Gobierno que ayude a las clases medias deflactando el IRPF y reduzca la estructura ministerial, “la más grande de la historia de la democracia”.

Mertxe Aizpuru, de Bildu, valoró las medidas introducidas en el decreto como los descuentos en el bono social o la prohibición de despido en empresas beneficiarias de ayudas, pero las sigue viendo “insuficientes” y pide otras “estructurales”.

Y el diputado de BNG Néstor Rego pidió también reformas estructurales en el mercado eléctrico.

Etiquetas