Actualidad

MONARQUÍA

Un vehículo fúnebre traslada el féretro de Isabel II hacia Windsor 

El cortejo fúnebre ha recorrido el centro de Londres tras el funeral de Estado  celebrado en la Abadía de Westminster 

El féretro con los restos mortales de la reina Isabel II  han llegado este lunes después de las 13:00 hora local (12:00 GMT) en procesión hasta el arco de Wellington, en la esquina sureste de Hyde Park, en Londres, donde ha sido transferido a un vehículo fúnebre que lo llevará hasta el castillo Windsor.

Sobre una cureña tirada con cuerdas por más de un centenar de marineros de la Royal Navy, el ataúd de la soberana ha recorrido en procesión las calles del centro de la capital británica, seguido a pie por el rey Carlos III, el príncipe Guillermo de Gales y otros miembros de la familia real.

Más de 3.000 militares de diversos cuerpos y regimientos han desfilado en el cortejo fúnebre tras el solemne funeral de Estado celebrado en la Abadía de Westminster ante cientos de dignatarios mundiales.

Está previsto que en torno a las 15:00 hora local (14:00 GMT) el féretro de Isabel II, fallecida con 96 años tras más de siete décadas en el trono, llegue a Windsor, unos 35 kilómetros al oeste de Londres.

Allí recorrerá en procesión los cerca de 5 kilómetros del Long Walk, la característica avenida arbolada que desemboca en el castillo de Windsor, la residencia real donde más tiempo solía pasar reina.

A las 16:00 hora local (15:.00 GMT), se celebrará un servicio religioso ante unos 800 invitados en la capilla de San Jorge del castillo, lugar habitual de bautizos, bodas y funerales reales.

En los últimos años, acogió el enlace entre el príncipe Enrique y Meghan, así como el funeral del príncipe Felipe, esposo de la reina.

A las 19:30 hora local (18.30 GMT), Isabel II será enterrada junto a los restos de su esposo en la cripta de la capilla.

La procesión fúnebre

La procesión fúnebre de Isabel II avanza este lunes por el centro de Londres tras el funeral de Estado en la Abadía de Westminster, que se ha celebrado con toda la solemnidad y la pompa para honrar a la reina, fallecida el día 8 a los 96 años.

La Real Policía Montada de Canadá encabezó la marcha del cortejo fúnebre de Isabel II a la salida de la abadía de Westminster, al término del funeral, de camino hacia el arco de Wellington, donde sus restos se transferirán a un coche fúnebre para llevarla al castillo de Windsor, a las afueras de Londres.

Tras escucharse el himno nacional -"Dios salve al Rey"-, con que concluyó el servicio religioso, el ataúd de la soberana, colocado sobre una cureña de la Marina, fue tirado por más de cien marineros al son de las gaitas de regimientos escoceses e irlandeses, que llevaban sus coloridos trajes de ceremonial.

El féretro abandonó el templo a las 12:15 (11.15 GMT) hacia el arco de Wellington, en la esquina sureste de Hyde Park, mientras el Big Ben, la célebre campana de la torre del palacio de Westminster, sonó a intervalos de un minuto durante la procesión.

En esta marcha también desfilaron miembros de las fuerzas armadas del Reino Unido y países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth), representantes de la policía británica y del servicio de salud pública (NHS, en inglés).

Carlos III caminó junto con otros miembros de la familia real, mientras que la reina consorte, Camila, la princesa de Gales, Catalina, y la duquesa de Sussex, Meghan, siguieron el cortejo en coche.

En un día ligeramente soleado en la capital británica, miles de personas se han colocado a ambos lados del recorrido de la procesión, en un ambiente de profundo silencio.

Una vez en Windsor, la procesión a pie recorrerá los 5 kilómetros del Long Walk, la característica avenida arbolada que desemboca en la residencia real.

Etiquetas