Actualidad

CASA REAL

La Princesa anima a los jóvenes a “esforzarse”

En la entrega de los galardones que llevan su nombre, Leonor dice que los premiados ayudan a “entender mejor el mundo”

La reina emérita Sofía, Leonor, Felipe, Letizia y la infanta Sofía, a su llegada a la gala.
La reina emérita Sofía, Leonor, Felipe, Letizia y la infanta Sofía, a su llegada a la gala.
EFE

La princesa Leonor aseguró ayer que la situación actual “no es fácil”, pero animó a los jóvenes a “mantener el entusiasmo”, a esforzarse de manera constante y a “aprender de los que saben”.

Leonor de Borbón dirigió este mensaje en la ceremonia de entrega de la 42 edición de los Premios Princesa de Asturias en el Teatro Campoamor de Oviedo, en la que subrayó que los galardonados en las distintas categorías le ayudan a “entender mejor el mundo”.

Junto a los reyes y la infanta Sofía, la heredera al trono reiteró su preocupación por el futuro de las nuevas generaciones ante la incertidumbre actual.

“Los jóvenes somos conscientes de que la situación actual no es fácil, de que el mundo ha cambiado y sigue cambiando y de que la mejor manera de progresar pasa por mantener el entusiasmo, por conocer, equiparnos con responsabilidad y capacidad de esfuerzo, aprender de los que saben, de quienes hacen lo suyo de manera impecable, a menudo en silencio”, proclamó.

Así, consideró necesario “escuchar, admirar y reconocer” la excelencia de quienes han sido distinguidos por la fundación de la que es presidenta de honor.

“Demuestran que el trabajo excelente, el esfuerzo constante y el sentido de la responsabilidad tienen grandes resultados (…) Nuestros premiados nos hacen sentir que las cosas siempre pueden cambiar para bien”, resaltó.

En su discurso, más largo que en las tres ceremonias en las que ha participado hasta ahora, Leonor de Borbón ensalzó el legado de cada uno de los galardonados.

“Me ayuda a entender mejor el mundo que nos rodea. Su labor me empuja, a todos en realidad, a seguir aprendiendo”, incidió.

Entre ellos, se refirió al periodista polaco Adam Michnik, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, de quien elogió que sea “un gran defensor de la democracia” cuando su país estaba bajo el régimen comunista, que haya trabajado por “la reconciliación” de sus conciudadanos “y el europeísmo más optimista” y que “no tenga miedo a hacer un periodismo responsable y riguroso”.

También afirmó que le “importa y preocupa mucho” que haya deportistas que se vean obligados a huir de su país, por lo que valoró la labor del Equipo Olímpico de Refugiados y su fundación, que recibió el galardón en Deportes.

Del arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma, la Princesa aplaudió su aportación para “descubrir el pasado” y “comprender mejor” la sociedad actual y los puntos en común que tienen con las antiguas.

A la cantaora Carmen Linares y la bailaora María Pagés las definió como “dos artistas excepcionales” que recuerdan que “el flamenco es un arte vivo, rico, poderoso y universal”.

Me impresiona todo lo que han conseguido. Me importa y me interesa, porque sé que su trabajo, sus esfuerzos, miran al futuro e influyen en el presente”, dijo para sintetizar lo que representan todos los galardonados.

La heredera al trono confesó sentirse “muy feliz” por volver a Asturias por cuarto año consecutivo en puertas de cumplir 17 años el próximo lunes.

En su discurso posterior, Felipe VI se congratuló que la Princesa y la Infanta sean “cada vez más conscientes” del papel que desempeñan los premiados: “Os importa su causa y lo que han logrado y sabéis que simbolizan el mejor espíritu, que son un verdadero estímulo para todos”.

A ellas y a todos los jóvenes, el Rey les animó a “mirarse aún más en ellos, en sus obras, en sus esfuerzos y aspiraciones, en su generosidad y en su gratitud”.

“Nos ayudarán más a avanzar como sociedad. Porque ellos representan, en definitiva, valores y cualidades que son cada vez más indispensables en este siglo XXI”, remató en su discurso el rey Felipe VI.

Felipe VI habla de la guerra

El Rey aseguró ayer que el conflicto bélico de Ucrania representa “un gran fracaso para la humanidad”, al tiempo que lamentó el enorme daño que está causando, pero proclamó que “la guerra jamás va a destruir la cultura”, como tampoco “la libertad y la dignidad de los seres humanos”.

La defensa de la paz en Ucrania y el llamamiento a preservar la unidad de Europa centró buena parte del discurso de Felipe VI en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias en el Teatro Campoamor de Oviedo, presidida junto a la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

El Rey alertó ayer de que la invasión de Ucrania “amenaza el presente y el futuro” de la UE y genera “dudas e inquietudes” sobre la construcción europea, por lo que consideró prioritario “no desfallecer y perseverar” en la consolidación del proyecto que “tanto ha unido”.

Etiquetas