Actualidad

tragedia en corea del sur

Ascienden a 153 los muertos por la estampida humana en una fiesta de Halloween en Seúl

De ellos 22 son extranjeros y se han registrado además 133 heridos, casi 40 de gravedad

Rueda de prensa del jefe de Bomberos después de la tragedia.
Rueda de prensa del jefe de Bomberos después de la tragedia.
EFE

Al menos 153 personas han muerto y 133 han resultado heridas, casi 40 de ellas de gravedad, tras una multitudinaria estampida humana ocurrida durante una fiesta de Halloween en el barrio de Itaewon, en Seúl, la capital de Corea del Sur, según el último balance publicado este domingo por el Ministerio de Seguridad pública del país, que recoge que 22 de los fallecidos son extranjeros.

El incidente ocurrió por la noche, cuando una multitud se reunió en un estrecho callejón de unos cuatro metros de ancho, una cuesta abajo al lado del Hotel Hamilton, en el centro de Itaewon.

"A las 22.46 horas del 29 de octubre ha habido un accidente por amontonamiento en cerca del Hotel Hamilton", hizo saber en su primera valoración la Oficina Central de Desastres y Seguridad del Ministerio del Interior surcoreano, después de que los servicios de emergencia recibieran al menos 81 llamadas de aviso desde la zona del Hotel Hamilton por dificultades respiratorias desde las 23.30 horas.

Un testigo presencial citado por la agencia oficial de noticias surcoreana, Yonhap, ha explicado que la gente comenzó a salir cerca de las 10.30 horas y diez minutos más tarde "todo el mundo comenzó a caer de repente y la gente que quedó abajo fue aplastada". Otras personas presentes han descrito que las personas quedaban amontonadas en "capas" de hasta cinco y seis niveles.

El número de víctimas mortales podría aumentar en las próximas horas, porque ahora mismo hay 37 pacientes en estado grave.

El Gobierno surcoreano ha confirmado una veintena de extranjeros fallecidos a los que hay que sumar otros dos extraoficiales. Entre los registrados hay cuatro personas de nacionalidad china y otras cuatro iraníes. También hay tres ciudadanos rusos y al menos una víctima mortal por cada uno de estos países: Estados Unidos, Francia, Vietnam, Uzbekistán, Noruega, Kazajistán, Sri Lanka, Tailandia y Austria.

Fuentes de la Sede Central de Contramedidas de Seguridad y Desastres ha confirmado, bajo condición de anonimato, la muerte de un ciudadano australiano y otro extranjero con nacionalidad no confirmada.

En total, 45 perdieron la vida en los primeros minutos de la tragedia y sus cuerpos han sido trasladados temporalmente al gimnasio de Wonhyo y después llevados a la morgue del Hospital Universitario de Soonchunhyang, en Yongsan.

La Policía Metropolitana de Seúl ha abierto ya una investigación y se ha instalado en el lugar un hospital de campaña con apoyo del Hospital Nacional Universitario de Seúl, el Hospital Universitario de Kyunghee y el Hospital Universitario de Hanyang.

Al menos 143 vehículos de emergencias entre ambulancias y camiones de Bomberos fueron enviados al lugar junto con 848 profesionales rescatistas. Según la agencia coreana Yonhap, estos efectivos llevaron a cabo el trabajo de búsqueda hasta las 3.00 horas.

Los equipos de Bomberos han trasladado la "dificultad para respirar" que han experimentado a su llegada a la zona, cuando han procedido a practicar maniobras de reanimación cardiopulmonar nada más trasladar los cuerpos a la carretera principal. Los medios locales han informado de que amigos y ciudadanos también han hecho esfuerzos por reanimar a los afectados, ante el gran volumen de víctimas.

Los heridos han sido trasladados al Hospital Universitario de Soonchunhyang, al Centro Médico Nacional, al Hospital Universitario Femenio Ewha de Mokdong, al Hospital Gangbuk Samsung, al Hospital St. Mary de Seúl, al Hospital Universitario de Chungang, al Hospital Nacional Universitario de Seúl y al Hospital de St. Mary de Yeouido. El Hospital Universitario de Soonchunhyang ha instalado un depósito de cadáveres específico para las víctimas.

Comerciantes locales entrevistados por Yonhap locales han explicado que la multitud comenzó a congregarse en la zona durante el día y al caer la noche decenas de miles de personas llenaron las estrechas calles de Itaewon.

La Policía había informado previamente de que esperaba una gran concentración de unas 100.000 personas en la fiesta de Halloween en la que ha ocurrido la tragedia. Los agentes han procedido a cerrar todos los bares y restaurantes cercanos al lugar del accidente desde las 1.00 horas.

El presidente surcoreano, Yoon Suk Yeol, ha anunciado un periodo de luto oficial hasta el 5 de noviembre y ha ordenado que las banderas ondeen a media asta "hasta que el accidente esté bajo control", en una intervención en el canal de televisión YTN.

"Es horrible, esta tragedia nunca debió haber sucedido. (...) Como presidente, mi responsabilidad es la seguridad de la vida de los ciudadanos, por lo que me pesa el corazón y batallo para hacer frente a este duelo", ha expresado.

Además, el presidente ha asegurado que lo más importante en este momento es determinar las causas del accidente para poder prevenir incidentes similares. "Vamos a investigar minuciosamente el caso y hacer mejoras fundamentales para que accidentes similares no tengan lugar en el futuro", ha afirmado en su intervención recogida por el diario 'Korean Times'.

Nada más conocer los hechos, Yoon ha convocado una reunión de emergencia del Centro de Gestión de Crisis de la Presidencia en Yongsan, Seúl. También el alcalde de Seúl, Oh Se Hoon, ha sido informado y regresa desde Europa tras suspender un viaje en el que tenía programado visitar cuatro países. 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha transmitido sus condolencias en su nombre y en el de su esposa, Jill Biden, a todas las familias que han perdido a sus seres queridos en Seúl.

"Sentimos el duelo de la República de Corea y mandamos nuestros mejores deseos para una pronta recuperación de todos aquellos que han resultado heridos. La alianza entre nuestros países nunca ha sido más vital y los lazos entre nuestra población son más fuertes que nunca. Estados Unidos apoya a la República de Core durante estos duros momentos", reza el comunicado difundido por la Casa Blanca.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michael, también ha expresado su 'shock' por tantas muertes durante las celebraciones de Halloween. "Mi más sentido pésame para todas las familias y amigos de las víctimas del terrible accidente en Corea del Sur", ha escrito en su perfil de Twitter. Asimismo, ha deseado que todos los heridos tenan una rápida recuperación y ha afirmado que la Unión Europea está con ellos en solidaridad.

También se ha pronunciado en el mismo sentido se ha pronunciado el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell y la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, quien ha afirmado que estaba impactada por las últimas noticias llegadas de Seúl. "Mis pensamientos están con la familia y amigos de aquellos que han perdido su vida y de los que han resultado heridos", ha escrito.

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha expresado sus condolencias en la misma red social. "Los trágicos eventos de Seúl nos han dejado en 'shock'. Nuestros pensamientos están con las numerosas víctimas y sus familias. Es un día triste para Corea del Sur y Alemania permanece a su lado", ha expresado.

En el mismo sentido, el presidente francés, Emmanuel Macron ha transmitido el apoyo del país galo a Seúl, país para el que ha afirmado que tiene un "pensamiento conmovedor" esta noche. 

Etiquetas