Actualidad

PREVISIONES

Bruselas anticipa una recesión en la eurozona de la que escapará España

La Comisión Europea recorta al 1% la previsión de crecimiento de nuestro país en 2023 y reduce la inflación al 4,8%

Paolo Gentiloni, comisario europeo de Economía, durante la presentación de las previsiones.
Paolo Gentiloni, comisario europeo de Economía, durante la presentación de las previsiones.
EFE

La Comisión Europea prevé que la economía de la eurozona entre en recesión técnica en 2023 y que cierre el año con un escaso avance del 0,3 %, una contracción de la que escapará España por la mínima, pese a que Bruselas también ha recortado el aumento del PIB español al 1 % en ese ejercicio.

Las previsiones macroeconómicas de otoño publicadas este viernes por el Ejecutivo comunitario anticipan que el crecimiento se ralentizará de forma importante durante el invierno y que la inflación seguirá más alta durante más tiempo en una Unión Europea afectada sobre todo por la guerra en Ucrania y su derivada energética.

"La economía de la UE está en un punto de inflexión. Tras una primera mitad de año sorprendentemente fuerte, la economía perdió impulso en el tercer trimestre y los datos apuntan a una contracción este invierno", dijo en la presentación del informe el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, anticipando que la "mayoría de países" entrarán en recesión técnica.

El buen arranque de año hará que el PIB cierre 2022 con un crecimiento del 3,2 % en la eurozona y del 3,3 % en la UE, seis y cinco décimas por encima de las proyecciones previas, respectivamente, a pesar de que la economía se contraerá ya a finales de año.

En concreto, el PIB cederá un 0,5 % en el cuarto trimestre de 2022 y un 0,1 % en el primero de 2023 en ambas zonas, lo que permite hablar de una recesión técnica al encadenar dos trimestres de descensos.

Los altos precios de la energía, la incertidumbre, la pérdida de poder adquisitivo, la debilidad global y las condiciones de financiación más duras estarán detrás de una contracción que empezará a revertirse en primavera, lo que llevará a un incremento del PIB del 0,3 % el año que viene tanto en la eurozona como en la UE.

Todo ello en un escenario en el que la inflación seguirá subiendo para tocar pico a finales de este año, ya que Bruselas anticipa una tasa media del 8,5 % en la eurozona y del 9,3 % en la UE para 2022, que bajaría en 2023 hasta el 6,1 % y el 7 %, respectivamente. Se trata en ambos casos de cotas muy superiores a las proyectadas en verano.

Entre las grandes potencias del euro, solo España esquivará esta recesión técnica en la salida de 2022 y entrada de 2023, y cerrará el año próximo con un avance del 1 %, por encima de Países Bajos (0,6 %), Francia (0,4 %) e Italia (0,3 %), mientras que Alemania será la única que acabe 2023 con una contracción del 0,6 %.

A pesar de cerrar 2022 con un crecimiento del 4,5 %, el cuarto trimestre del año se saldará con una contracción del 0,3 % del PIB español que, sin embargo, se mantendrá estable en los tres primeros meses de 2023 y después encadenará tres trimestres en positivo (del 0,3 % de abril a junio y del 0,5 % en el tercer y cuarto trimestre).

La marcha de la economía española será "más robusta", en palabras del Ejecutivo comunitario, ya en 2024, con incrementos trimestrales del PIB que no serán inferiores al medio punto para resultar en una expansión del 2 % en el conjunto de 2024.

Gentiloni reconoció en la rueda de prensa que los datos de la economía española son "bastante positivos" de cara a los próximos años pese a la senda "más gradual" observada en los ejercicios previos, lo que sitúa al PIB español a la cabeza del crecimiento económico entre los socios más grandes de la moneda común.

A pesar de ello, España será la última gran economía en recuperar el PIB anterior a la pandemia, en el segundo trimestre de 2024, un trimestre más tarde que Alemania y más de dos años después que Francia e Italia.

Con respecto a la inflación, España registrará un crecimiento de los precios idéntico a la media de la eurozona este año (un 8,5 %), pero después se moderará a mayor ritmo que en el resto de socios llegando al 4,8 % en 2023 y al 2,3 % en 2024.

La Comisión Europea advirtió que estas perspectivas están sujetas a un "excepcional nivel de incertidumbre" por la continuidad de la guerra rusa contra Ucrania y que la "principal amenaza" para la economía europea son los riesgos de mayores perturbaciones en el mercado de gas o la escasez de este combustible en el invierno 2023-2024.  

Etiquetas