Actualidad

Mónaco celebra su fiesta nacional bajo las notas del pasodoble "España Cañí"

Fue en homenaje a la Armada española, invitada especial en el centenario de la muerte de Alberto I, tatarabuelo del actual soberano

Los príncipes de Monaco, Alberto y Charlene, junto a sus hijos, Jaques y Gabriella.
Los príncipes de Monaco, Alberto y Charlene, junto a sus hijos, Jaques y Gabriella.
Sebastian Nogier/EFE

Encabezada por el Príncipe Alberto II y su mujer Charlene, Mónaco celebró hoy su fiesta nacional bajo las notas del pasodoble "España Cañí", tocado en homenaje a la Armada española, invitada especial en el centenario de la muerte de Alberto I, tatarabuelo del actual soberano.

La Fiesta del Principado, que se celebra el 19 de noviembre por coincidir con la entronización de Rainiero III -padre de Alberto II-, contó con la participación de una quincena de Infantes de Marina de la Fuerza de Protección de la Armada, al mando del teniente del Cuerpo, Ignacio del Cuvillo Vélez.

Esta inédita invitación a las Fuerzas Armadas a la fiesta del Principado responde al centenario del fallecimiento de Alberto I (1848-1922), quien tuvo una estrecha relación con España, donde desarrolló su carrera miliar.

La jornada se inició con una misa católica de acción de gracias en la Catedral del Principado, con la asistencia de la Familia Real monegasca, en la que figuraron el príncipe heredero Jacques y la princesa Gabriella -ambos de 7 años-, así como las principales autoridades invitadas.

A continuación, en el Patio de Honor del Palacio, el soberano recibió los honores de la Guardia de Carabineros, seguido de una revista a las tropas y una sesión de condecoraciones.

Después, tuvo lugar el desfile militar en el que participó la delegación de la Armada española y se tocó la música del pasodoble "España Cañí", interpretada por una orquesta local.

Los vínculos de Alberto I con España comienzan muy pronto y por iniciativa de su padre Carlos III de Mónaco (1818-1889), quien quería que su hijo tuviese una formación en un país con monarquía católica.

Todavía como príncipe heredero, Alberto I ingresó en la Escuela Naval Militar española con 17 años. Se formó como marino científico en la fragata Tetuán y en 1866 fue destinado al Apostadero de La Habana, donde embarcado en diversos buques, se dedicó al control del tráfico marítimo en las aguas españolas del Mar Caribe.

Siendo ya monarca del Principado, en 1896 fue ascendido a capitán de navío y en 1912 el rey de España Alfonso XIII le concedió el grado de contralmirante honorario.

Etiquetas