Actualidad

PROPOSICIÓN DE LEY

El pleno del Congreso avala derogar el delito de sedición

Se considerará desórdenes públicos agravados y ahora debe pasar al Senado

Vista general del Congreso de los Diputados durante la sesión de este jueves.
Vista general del Congreso de los Diputados durante la sesión de este jueves.
E.P.

La reforma impulsada por el Gobierno para transformar el delito de sedición en uno de desórdenes públicos agravados y rebajar las penas por malversación salió este jueves adelante en el Congreso entre acusaciones de golpismo. El PP y Ciudadanos, que como Vox, intentaron hasta última hora aplazar el pleno, decidieron no votar en señal de protesta. Con 184 votos a favor -de los socios de coalición y sus aliados parlamentarios-, 64 en contra y una abstención, pone rumbo al Senado una proposición de ley en la que, a última hora, PSOE y Podemos incluyeron una reforma para desbloquear la renovación pendiente de cuatro magistrados del TC.

El Gobierno pretende que la ley, que modifica los dos delitos por los que fueron condenados los líderes del “procés” y por los que aún debe ser juzgado el expresidente catalán Carles Puigdemont, vea la luz antes de 2023.

El recurso del PP ante el Constitucional para intentar frenar una reforma de las leyes del Poder Judicial y del propio Constitucional a través de una proposición que se diseñó, en un principio, para derogar la sedición, ha unido a la izquierda, que acusó a los “populares” de acudir a los tribunales cuando pierden en las urnas. “Intentaron parar la democracia con tricornios y hoy lo han intentado con togas”, señaló el portavoz socialista, Felipe Sicilia. “Ya no entran con pistolas, entran con togas”, subrayó desde ERC Gabriel Rufián. “Hoy se ha producido el hecho más grave en términos democráticos después del 23F”, coincidió Jon Iñarritu (EH-Bildu).

Con discursos muy duros, PP, Vox y Ciudadanos denunciaron por su parte la tramitación exprés de una reforma que afecta a tres leyes orgánicas y está hecha “a medida” de los dirigentes independentistas y han acusado de “cobarde” a Pedro Sánchez por no asistir al pleno.

“Sigan presentando recursos, que nosotros seguiremos presentando leyes para mejorar la vida de la gente, y para defender los intereses de España en Bruselas, que ahí está el presidente del Gobierno”, respondió Sicilia, quien dedicó su intervención a cargar contra el PP, sin mencionar apenas las reformas en marcha. Con la Constitución en la mano, y también con el programa electoral del PSOE, la portavoz del PP, Cuca Gamarra repasó los nombres de los políticos catalanes beneficiados por la reforma penal y avisó al Gobierno de que esto “no es más que una nueva estación en la hoja de ruta de los independentistas, que se frotan las manos y aplauden”.

Frente a esas críticas, el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, instó al PP a no dar “lecciones de corrupción” y le acusó de intentar “perforar la democracia con un golpe silencioso” al acudir al TC. Aunque los diputados de Vox se ausentaron del pleno, Javier Ortega Smith denunció lo que tachó de “golpe de estado” desde dentro de las instituciones, la “amnistía encubierta de todos los golpistas” y el “inaceptable clima de violencia y amenaza” desde la extrema izquierda contra el Constitucional y el poder judicial.

“El Gobierno de España está repitiendo lo que hizo el separatismo en 2017, van a aprobar leyes claramente inconstitucionales”, denunció la líder de Cs, Inés Arrimadas, que advirtió al PSOE que, en momentos históricos, hay responsabilidad tanto por acción como por omisión.

Etiquetas