Actualidad

ENERGÍAS

Las 7 razones por las que España va a ser una potencia del hidrógeno verde

El CEO de Cepsa expondrá en el Foro de Davos el potencial de la Península Ibérica para liderar este sector

Estación de servicio Cepsa.
Estación de servicio Cepsa.
S.E.

"España y Portugal están en una posición única para comenzar a producir hidrógeno verde a escala", afirma el CEO de Cepsa, Maarten Wetselaar, quien expondrá el potencial de la Península Ibérica para generar este tipo de energía en el Foro Económico Mundial de Davos, que tendrá lugar en Suiza del 16 al 20 de enero.

Wetselaar, quien recuerda que la ONU calcula que el hidrógeno podría satisfacer hasta el 20% de la demanda mundial de energía para 2050, destaca siete razones por las que España y Portugal van a convertirse en una potencia mundial de esta energía:

1.- Energías renovables. La Península Ibérica ya dispone de una gran cantidad de electricidad sin emisiones de carbono y tiene un enorme potencial para obtener más: mucha tierra para expandirse y una amplia gama de formas de generar electrones verdes, que incluyen energía solar, eólica, de biomasa e hidroeléctrica.

2.- Una amplia red eléctrica. Cuenta con una red eléctrica inusualmente flexible que está bien conectada en todo el territorio. Esto significa que los electrones verdes se pueden transferir fácilmente desde donde se crean a donde se necesitan.

3.- Distribución geográfica. La generación de energía con cero emisiones de carbono está bien distribuida geográficamente en toda la península. Esto, combinado con la diversidad de fuentes y la red flexible, permite un suministro de electrones verdes las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Esto es perfecto para la electrólisis de hidrógeno, que necesita un suministro confiable y constante de electricidad para funcionar de manera eficiente.

4.- Biometano. Hay un gran potencial para producir biometano a partir de residuos agrícolas (como huesos de aceituna), desechos agrícolas, biomasa de limpieza de bosques y otros desechos orgánicos.

5.- Demanda interna. Ya existe suficiente demanda de hidrógeno en toda la Península Ibérica, que justifica la construcción de las instalaciones de producción necesarias. Una vez que se construyen, los costos de expandirse aún más para exportar hidrógeno verde son manejables.

6.- Infraestructura. Los puertos marítimos están muy desarrollados y una existe una extensa red de gasoductos hacia Europa. Los puertos se pueden utilizar para enviar hidrógeno donde sea necesario y, con el tiempo, para repostar barcos que funcionan con hidrógeno. Las canalizaciones abren diferentes opciones de exportación. A corto plazo, el hidrógeno verde se puede mezclar con gas natural para reducir las emisiones. Las tuberías de hidrógeno dedicadas a más largo plazo se pueden construir rápidamente a lo largo de las rutas de tuberías existentes.

7.- Unión Europea. La pertenencia a la UE significa que el hidrógeno verde ibérico puede disfrutar de un acceso continuo a los mercados de la UE y optar a cualquier incentivo que la UE aporte para garantizar la seguridad energética.

Cuando las siete ventajas ibéricas -apunta Wetselaar- se combinan con un clima de inversión bueno y estable, hacen una combinación irresistible. Por lo tanto, no se sorprendan si comienzan a ver importantes inversiones en hidrógeno en España y Portugal. Iberia tiene potencial para ser un hub de producción de energía para Europa: una potencia de hidrógeno verde.

Etiquetas