Aragón

ALTO ARAGÓN - COMUNICACIONES

Fomento pondrá en servicio en abril 12 kilómetros de la autovía A-23 entre Arguis y Lanave

Quedarán pendientes 2,3 km hasta Arguis que se abrirán después del verano

Fomento pondrá en servicio en abril 12 kilómetros de la autovía A-23 entre Arguis y Lanave
Fomento pondrá en servicio en abril 12 kilómetros de la autovía A-23 entre Arguis y Lanave

HUESCA.- Los doce kilómetros de autovía en construcción entre Arguis y Lanave (A-23 Huesca-Jaca) se podrán en servicio en abril.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ya anunció que en primavera se acabarían las obras y ahora se trabaja con el objetivo de abrir los dos tramos en dicho mes.

Sin embargo, no será hasta después del verano cuando pueda estrenarse el tercer trazado en obras entre Congosto de Isuela y Arguis, donde quedan 2,2 kilómetros.

Una vez acabado este último, quedará abierta por completo la autovía desde Huesca hasta Lanave. De todos modos, tendrán que pasar muchos años para llegar por vía rápida hasta Sabiñánigo y evitar, por ejemplo, la travesía por Hostal de Ipiés y los consiguientes atascos en días punta, ya que para el tramo Lanave-Embalse de Jabarrella solo se han destinado 100.000 euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Lo curioso es que además ya está planificado desde hace años unirlo con el tramo embalse de Jabarrella-Sabiñánigo Sur, pero el proyecto ni siquiera se ha redactado. De hecho, la mayor inversión en carreteras en la provincia y también en Aragón se destinará al desdoblamiento del Monrepós.

En el tramo de cuatro kilómetros Alto de Monrepós-Caldearenas, que empieza justo en lo alto del puerto, la obra civil ya está finalizada. En estos momentos, se está trabajando en el ajuste de todas las instalaciones y plataformas informáticas de funcionamientos y telemando del túnel de Caldearenas, de 2,8 kilómetros, según informa a este diario el Ministerio de Fomento.

Esta galería une la cara sur desde los túneles de Monrepós con la cara norte, cuya embocadura se sitúa enfrente del antiguo núcleo de Escusaguas. Es la de mayor longitud del trazado y será la tercera de la provincia, después de los pasos fronterizos de Somport (8.608 metros) y Bielsa-Aragnouet (3.070).

En el tramo siguiente, de 12 kilómetros entre Caldearenas y Lanave, ya se pusieron en servicio los últimos 4,5 kilómetros hasta el enlace de dicha localidad. Fue el pasado 2 de julio con la visita del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que anunció los planes de apertura.

En esta parte, se atraviesa una de las estructuras más llamativas de la obra, el viaducto sobre el río Guarga. En el resto, que queda por estrenar, se sitúa también otro túnel, de 396 metros de longitud. Además, se pondrá en servicio el viaducto más largo del trazado, para salvar el barranco de Fontanal, con 455 metros; así como un tercero de 220.

En este caso, queda por extender la rodadura de la calzada única sentido Jaca-Huesca, que actualmente está en servicio como carretera nacional en doble sentido de circulación con vía lenta de subida.

Según detalla el Ministerio de Fomento, su ejecución está condicionada a la puesta en servicio conjunta con el tramo anterior Alto de Monrepós-Caldearenas. Y es que dentro de este último se encuentra la calzada Huesca-Jaca de la cara norte del puerto de Monrepós.

Por ello, la apertura de ambos está prevista para abril. De este modo, se podrán en servicio 12,1 kilómetros. Para el primero de los tramos en los PGE se han destinado 17.079.840 euros y, para el segundo, 21.400.

Sin embargo, el trazado completo entre Huesca y Lanave tendrá que esperar algo más, ya que la finalización del tramo entre Congosto de Isuela y Arguis está prevista para después del verano. De este parte, de un total de 3,3 kilómetros ya se puso en servicio el pasado verano el último kilómetro.

En este caso, se está concentrando la actividad de la obra en la finalización de la calzada de nueva construcción que dará servicio al sentido Huesca-Jaca, como continuidad a la parte del túnel de Nueno. De este modo, se pasará el tráfico de ambos sentidos a dicha calzada para proceder a la transformación en autovía de la actual N-330, según detallan desde el Ministerio de Fomento. Esta calzada quedará para el sentido Jaca-Huesca.

En los Presupuestos Generales del Estado se contempla el pago de 56.185.620 euros para este año 2019, casi la totalidad de los 59.895.000 euros que cuesta la obra. La razón es que se ha ejecutado por el llamado método alemán, de forma que se abona al finalizar la obra.

Acabados estos tramos, las máquinas tardarán en volver a verse hasta Sabiñánigo. Sí que para la variante se han consignado 2 millones de euros en los presupuestos, aunque por el desglose plurianual el esfuerzo inversor está previsto para 2021, ya que el coste total son 92 millones.

Por otra parte, el ministro Ábalos se comprometió a licitar la variante de Jaca, para la que se han destinado apenas 3 millones. A partir de allí, en la autovía A-21, las cantidades en los presupuestos alcanzan un máximo de 6 millones entre Sigüés y Tiermas.

Etiquetas