Aragón

CRECIDA DEL EBRO

La crecida ordinaria del Ebro llega este lunes a la capital aragonesa

Se estima que pasará con unos 1.500 o 1.800 hectómetros cúbicos por segundo

La crecida ordinaria del Ebro llega este lunes a la capital aragonesa
La crecida ordinaria del Ebro llega este lunes a la capital aragonesa
EFE

ZARAGOZA.- La punta de la crecida del Ebro llegará a la capital aragonesa durante la mañana de este lunes con unos 1.500-1.800 hectómetros cúbicos por segundo, según la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Esta cifra está muy por debajo de la registrada en la riada de abril de 2018, cuando la punta de la avenida llegó a pasar con 2,037 metros cúbicos por segundo.

En la mañana del domingo el máximo de la crecida del Ebro alcanzó Novillas con un nivel de 7,55 metros, en la avenida de abril de 2018 se alcanzarlos los 8,24 metros.

La crecida inundó unas mil hectáreas de campos en Novillas y unas cien en Pradilla.

El alcalde de Novillas, José Ayesa, explicó a Efe que la punta de la crecida llegó a la población entre las 6.00 y las 7.00 de la madrugada de este domingo con una altura superior a los 7 metros y unos 1.900 h3/s que fueron "menguando".

Ayesa, con resignación porque ya están "acostumbrados" y las crecidas del Ebro forman parte "de la rutina", según aseguró, mantiene que entre su población y la de Gallur "se queda mucha agua" porque son "prácticamente el pantano que protege Zaragoza y a la parte baja del río" y vaticinó que el Ebro llegará a la capital aragonesa con menor caudal del que pasó por Novillas y con una altura de unos 4 metros.

El río alcanzó también ya su máximo caudal a su paso por Pradilla el domingo por la mañana, donde alcanzó los 6 metros de altura y un caudal de unos 1.700 h3/s que ya está "estabilizado" y se esperaba que empezara "a bajar" por la tarde, según indicó a Efe el alcalde, Luis Eduardo Moncín.

Unas cien hectáreas calculó el alcalde que ha inundado el Ebro a su paso por Pradilla, donde la situación era ayer de "tranquilidad".

"En el casco urbano no ha habido ningún problema", dijo, y detalló que, después de la gravedad de las inundaciones de la riada de 2015, se reforzaron las motas del municipio.

También durante este domingo, la cresta de la crecida llegó a Boquiñeni. En declaraciones a Europa Press, el alcalde, Miguel Ángel Sanjuán, explicó que finalmente se han inundado unas 400 hectáreas.

La cresta de la avenida llegó a este municipio pasado el mediodía y por la tarde ya estaba bajando el caudal. Sanjuán apuntó que se podrían haber alcanzado los 1.900 metros cúbicos por segundo, aunque aseguró que la altura del río ha sido "mucho más baja" que la de la crecida extraordinaria de 2018.

No obstante, afirmó que no hay que confiarse, puesto que la semana que viene "parece que habrá lluvias" y se podría registrar otra avenida. Comentó que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha realizado varias obras que han reforzado las motas y la situación del río a su paso por el municipio. Esto, sumado a que el casco urbano está "bastante lejos", ha hecho que la crecida no haya afectado a viviendas y locales, aunque sí se han inundado 400 hectáreas de cultivos.

En base a las precipitaciones previstas hasta mañana martes se esperan nuevos repuntes de caudal, pero de entidad mucho menor a los observados hasta ahora. Los más reseñables se esperan en el Arga y Aragón.

PLAN DE PROTECCIÓN CIVIL

En Zaragoza, el Ebro alcanza los 3,82 metros de altura y los 1.268 hectómetros cúbicos por segundo y la crecida se esperaba para la madrugada o primeras horas de este lunes, con unos 1.500-1800 m³/s.

El Ayuntamiento de la capital aragonesa activó el Plan Municipal de Protección Civil y desalojó este sábado la urbanización de Torre Urzáiz ubicada en Movera.

Los servicios del Ayuntamiento están preparados para actuar ante cualquier emergencia y tanto bomberos como Policía y Protección Civil permanecen atentos a la evolución del Ebro y cerrando el acceso a los lugares de la ribera que se puedan inundar.

Etiquetas