Aragón

HUESCA INDUSTRIAL/MONZÓN

Casmar: calidad en instalaciones y mantenimiento industrial

El grupo se ajusta a la demanda del cliente y no fabrica productos estandarizados

Casmar: calidad en instalaciones y mantenimiento industrial
Casmar: calidad en instalaciones y mantenimiento industrial
CASMAR

MONZÓN.- Con una plantilla de alrededor de 110 trabajadores y más de treinta años de experiencia en el sector de la calderería, las construcciones metálicas, el montaje y el mantenimiento industrial, Grupo Casmar es el primer bastión del polígono Paúles de Monzón, muy próximo al casco urbano. El entramado agrupa a Casmar, Mecime, Talleres Sopena y Talleres Fidel Cortes.

Casmar no fabrica productos estandarizados, sino que se sujeta a la demanda de las ingenierías que le contratan y responde con la calidad que avalan los certificados ISO 9001 y ISO14001 (sistema de gestión integrado de calidad y respeto medioambiental), el 1090:2011 de ejecución de estructuras de acero (al carbono, aleados, inoxidables...) y el 1090-2 de control del comportamiento posterior. También dispone de su oficina técnica de diseño.

La empresa trabaja en todo el territorio nacional, ha ejecutado encargos en varios países europeos y recientemente fabricó una planta de aerorefrigeradores para una firma argentina. La oferta de los talleres es muy amplia: calderas, depósitos de presión, reactores tuberías de gran diámetro, filtros, instalaciones de bombeo...

FALTA DE MANO DE OBRA

Ramón Castillón, socio fundador junto con Adrián Martínez, explica que el problema al que se enfrenta el sector del metal desde hace varios años es el de la escasez de mano de obra cualificada. "Hemos salido del paso con la emigración -apunta-. Aquí trabajan varios rumanos. Se echan en falta ingenieros técnicos, caldereros, soldadores y mecanizadores".

El empresario añade que de los grados de formación profesional del colegio salesiano "Domingo Savio" de Monzón salen ocho o diez profesionales cada año y enseguida se los reparten los talleres de la zona. Por otro lado, hay que impartir cursillos de prevención de riesgos laborales que retrasan la plena incorporación.

"Habría que insistir en promocionar la FP entre los jóvenes. Un buen profesional está muy buscado. Lo que no puede ser es que un empresario con recursos técnicos no coja un trabajo por temor a no cumplir por falta de mano de obra", subraya el metalúrgico.

Etiquetas