Aragón

ALTO ARAGÓN - EMPRENDIMIENTO

Licores libre, un producto artesanal elaborado desde la tranquilidad y con base en Sieso de Jaca

Desde este proyecto, comercializan sus dos productos, el licor de miel y el pacharán

Licores libre, un producto artesanal elaborado desde la tranquilidad y con base en Sieso de Jaca
Licores libre, un producto artesanal elaborado desde la tranquilidad y con base en Sieso de Jaca
L.L.

HUESCA.- Los tres impulsores de la marca "Licores Libre", David García, Iñaki Navarro y Frederic Puigdevall, llevan inmersos en este proyecto desde hace dos años, cuando inicialmente surge la idea de comercializar sus propios productos. "Hacíamos pacharán como se hace de manera informal en muchas casas aquí en Aragón", apunta García.

Sin embargo, esta idea inicial no puede entenderse sin mencionar a Sieso de Jaca, la localidad del Alto Gállego donde residen los tres emprendedores. "En el proyecto estamos inmersos las 30 personas que vivimos en el pueblo. De la parte legal, la producción, el envasado y la comercialización nos encargamos principalmente nosotros, pero todos los vecinos colaboran".

El principal motivo por el que se lanzaron a la aventura de comercializar estas bebidas fue para conseguir un motor económico que financiara todas las necesidades del pueblo, rehabilitado desde el año 2005. Junto a ello, se desarrolló el vivero de empresas agroalimentarias Adecuara en Biescas, lo que motivó finalmente la creación y el desarrollo de Libre.

Ellos mismos realizan todo el proceso que requieren sus productos. En primer lugar, la recogida de las diferentes materias primas.

ELABORACIÓN DEL PACHARÁN

En el caso del pacharán, son imprescindibles los arañones, un fruto que se recoge en torno al mes de octubre, cuando se producen las primeras heladas. En ese momento, tal y como explica David García, "el fruto sufre un proceso químico de los propios azúcares y ese es el momento bueno para recoger la endrina". Se trata de un proceso rápido, para evitar que las lluvias o el granizo los destruyan o se los coman los animales. Cada año, recogen en torno a 400 y 600 kilos de arañones en varias jornadas de cara a la producción anual, una tarea que, según subraya, conlleva "tiempo y dolor", ya que se trata de plantas salvajes, no cultivadas en vivero, que tienen espinas. Una vez que disponen de los frutos suficientes, los transportan hasta Biescas, donde se mezclan en los tanques de acero que hay en el obrador con anís y se dejan macerar unos 6 meses para posteriormente, filtrar las endrinas y embotellar el licor. Según detallan, el pacharán no es una bebida que requiera de secretos o detalles. "Si te ciñes a la receta clásica que se ha hecho siempre, respetas los tiempos y lo haces de manera natural, sale un pacharán excelente. No hay ningún secreto familiar ancestral."

Por su parte, el licor de miel se elabora en base a este producto, generado en las colmenas que poseen los vecinos de Sieso, con las que realizan la trashumancia cada campaña. Durante el invierno, se sitúan en la zona de Ayerbe y Murillo de Gállego para posteriormente pasar la primavera en el valle de Caldearenas, donde se enmarca Sieso, y de cara al invierno las transportan al Pirineo a lugares como Canfranc o Biescas. Con esa miel, unida a una disolución alcohólica se genera el licor en el que priman sus diferentes aromas. Aunque para disfrutar de su sabor, tal y como explica David, es importante esperar un tiempo una vez elaborado.

Actualmente, además del pacharán y del licor de miel, se encuentran en el proceso de realizar pruebas para la futura comercialización de un licor de hierbas del Pirineo. "Estamos haciendo pruebas para ver si nos sale uno tan rico como queremos, que esté al nivel de nuestros otros productos", matizan.

COMERCIALIZACIÓN Y DISTRIBUCIÓN

Unido a la recogida, la producción y el embotellamiento de los licores, los impulsores del proyecto Libre, se encargan también de la comercialización y la distribución de sus productos que pueden adquirirse a través de su página web y en varios establecimientos de la provincia en localidades como Murillo, Sabiñánigo, Jaca, Biescas, Panticosa, Villanúa, Torla o Benasque. "Estamos estudiando el expandirnos para llegar a lugares como Zaragoza e incluso Francia", explica García.

Su valoración de este tiempo al frente del proyecto, se resume en aprendizaje. "No procedemos de familia de licoreros, hemos aprendido en base a ensayos de prueba y error". Por este motivo, indica que todo el proceso va más lento, pero ello es precisamente lo que les caracteriza. "Uno de los aspectos en los que gana nuestro proyecto es la tranquilidad en que se realizan las cosas". Este es su punto fuerte, además de su nombre, "libre", que hace referencia a uno de los valores y aspiraciones que persiguen desde el pueblo de Sieso.

Etiquetas