Aragón

ALTO ARAGÓN - TEMPERATURAS

La ola de frío polar en el Pirineo oscense sorprende a dos semanas de entrar el verano

La nieve vuelve a aparecer en las montañas por encima de los 2.000 metros

La ola de frío polar en el Pirineo oscense sorprende a dos semanas de entrar el verano
La ola de frío polar en el Pirineo oscense sorprende a dos semanas de entrar el verano
E.F.

HUESCA.- La ola de frío polar que predomina en el Pirineo a menos de dos semanas de que comience oficialmente el verano, ha sorprendido esta semana por el acusado descenso de temperaturas pero, sobre todo, por las precipitaciones de nieve registradas este martes por encima de los 2.000 metros.

En el refugio de Cap de Llauset, a 2.425 metros de altitud, amanecieron este martes con siete centímetros de nieve, mientras que en el de los Ibones de Bachimaña registraron cinco centímetros de nieve entre la espesa niebla, según la página web de Albergues y Refugios de Aragón.

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) se han cumplido y la provincia ha experimentado a lo largo de la semana un brusco descenso de temperaturas, de hasta diez grados.

Así, en Fraga, por ejemplo, de los 27,9 grados de máxima que marcaron los termómetros el lunes pasaron a los 18 grados de ayer, algo similar ocurrió en Ballobar, donde experimentaron un descenso de casi diez grados, de los 26,3 del lunes a los 17,6 del martes.

Las mínimas mas bajas se registraron el martes en Canfranc (4,3 grados), aunque este miércoles se espera un desplome todavía mayor, en Benasque los mercurios llegarán a los -1 grados, informa la Aemet en su página web.

Los termómetros ya se desplomaron el pasado fin de semana en Ribagorza, pero el descenso, que ya dejó temperaturas de hasta 2 grados el sábado en Benasque, se ha dejado notar todavía más en los días siguientes al taparse el sol e ir acompañado de intensas lluvias en todo el territorio, que se intensificaron en la jornada del martes.

Las precipitaciones fueron de nieve e incluso cuajaron por encima de los 2.000 metros, como pudo comprobarse en las estaciones de esquí de Aramón Cerler y Llanos del Hospital, cuyos entornos volvieron a blanquearse el martes.

En el resto del Pirineo, la cota de nieve bajó de los 2.000 a los 1.700 metros, mientras que hoy no se esperan precipitaciones, según la Aemet.

PRÓXIMOS DÍAS

Este miércoles, en la Cordillera Pirenaica las temperaturas mínimas seguirán en ligero o moderado descenso y las máximas en moderado o notable ascenso. Habrá heladas débiles, más frecuentes e intensas en cotas altas. A partir de mañana el tiempo experimentará una mejoría, con temperaturas en moderado ascenso, localmente notable en las mínimas, informa la página web de la Aemet.

Etiquetas