Aragón

ALTO ARAGÓN - AGROALIMENTARIO

Seguridad alimentaria: siempre vigilantes ante “retos emergentes”

Aragón presenta, a juicio de la DGA, unas exigencias y estándares “altos”

Seguridad alimentaria: siempre vigilantes ante “retos emergentes”
Seguridad alimentaria: siempre vigilantes ante “retos emergentes”
S.E.

HUESCA.- Aunque se ha evolucionado mucho en la mejora de la seguridad alimentaria en los últimos años, siempre hay nuevos "retos emergentes" a los que hacer frente por lo que es preciso estar vigilantes. Y es que la globalización de los mercados, también ha globalizado los riesgos, que pueden aumentar o presentarse en cualquier momento, de ahí la necesidad de estar alerta.

Así lo entiende Agustín Ariño, catedrático de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza y coordinador del grupo de investigación de referencia "Análisis y evaluación de la seguridad alimentaria", quien explica que el sector de la investigación, además de investigar, aporta herramientas para mejorar la seguridad de los alimentos que llegan al consumidor.

Recientemente se ha celebrado el primer Día Mundial de la Seguridad Alimentaria, aprobado por Naciones Unidas con el fin de impulsar iniciativas que mejoren la seguridad alimentaria, mejoren el acceso a los alimentos e impulsen una agricultura y desarrollo rural sostenible. Ante este nuevo día mundial cabe preguntarse si los alimentos que consumimos tienen la garantía de que han sido producidos y elaborados de manera segura a lo largo de toda la cadena alimentaria.

El director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario del Gobierno aragonés, Enrique Novales, no duda en afirmar que los estándares de seguridad en Aragón "son altos" como también lo son las exigencias al productor, "otra cosa es la calidad", apostilla. Del mismo modo, el investigador Agustín Ariño alude a la evolución en este campo.

A ello han contribuido varios elementos como los controles que fijan las normativas, el conocimiento y soluciones que aporta la investigación, una mayor concienciación del sector productivo por ofrecer alimentos seguros y la exigencia del consumidor de comer seguro. Entre todos se ha logrado, por ejemplo, dejar atrás los escándalos que salpicaron la provincia de Huesca relacionados con el engorde ilegal de ganado que, por otra parte, son constitutivos de delito.

Aragón cuenta con un Plan Autonómico de Control de la Cadena Alimentaria, que incluye inspecciones en todas las etapas de la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta la transformación y comercialización de los productos, con el objetivo de verificar el efectivo cumplimiento de la normativa comunitaria, nacional y autonómica en materia de agricultura, seguridad alimentaria (prestando especial interés a los riesgos abióticos, riesgos bióticos emergentes y a la nutrición humana) y consumo. Por ello, están implicados los departamentos de Desarrollo Rural, Sanidad, y Ciudadanía y Derechos Sociales.

Enrique Novales asegura que en seguridad alimentaria "no estamos encontrando casi fraude", y recuerda, en este sentido, los casos de engorde ilegal de ganado vacuno que se registraron en la provincia. "Prácticamente, desde el año 2011 no ha habido ningún tipo de fraude con sustancias prohibidas en el vacuno", asegura, lo que a su juicio es un indicador de que la seguridad alimentaria ha mejorado. Otro es que "estamos encontrando muy pocos problemas de ganaderos o agricultores que no hacen el periodo de supresión" (necesario para que no quedan residuos de productos como antibióticos), "lo que también indica que el sector se ha concienciado".

Novales concluye diciendo que "hoy por hoy la seguridad de la cadena alimentaria para mí es cien por cien".

Junto a los controles que realizan las administraciones, la investigación es otra "pata" fundamental a la hora de abordar la seguridad alimentaria. Agustín Ariño, que recuerda que la seguridad alimentaria es un derecho del consumidor, explica que "las empresas están obligadas a realizar un autocontrol bastante exigente de medidas higiénicas y sanitarias", posteriormente las autoridades competentes "vigilan" y "los investigadores tratamos de aportar soluciones para un mejor conocimiento de los riesgos, de su control y de su prevención". En esta labor, es fundamental la transferencia del conocimiento y las recomendaciones que realizan a agricultores o empresas.

Etiquetas