Aragón

ALTO ARAGÓN - AGRICULTURA Y ALIMENTACIÓN

El proyecto de recuperación de frutales de El Grado crece

Enate y Coscojuela de Fantova se unen al plan, que ya tiene 58 variedades

El proyecto de recuperación de frutales de El Grado crece
El proyecto de recuperación de frutales de El Grado crece
S.E.

BARBASTRO.- Los vecinos de Enate y Coscojuela de Fantova se han incorporado al proyecto para la recuperación y conservación de variedades frutícolas tradicionales promovido en el municipio desde el Ayuntamiento de El Grado, cuyos vecinos y los de Artasona ya iniciaron tareas durante el año pasado. En los encuentros celebrados en las dos localidades se facilitó información sobre el proyecto basado en "recuperar la biodiversidad agrícola de los pueblos y, de cara al futuro, fomentar posibles acciones emprendedoras en torno a la fruticultura", según informa Ana Cosculluela, técnica de Desarrollo Local.

En este aspecto, señaló que "la participación de la población local es un factor clave para el éxito del proyecto, para localizar e identificar los frutales tradicionales locales que pueden encontrarse en huertas particulares o, tal vez, en estado de abandono y por sus características han aguantado el paso del tiempo. En muchos casos son conocidos por los vecinos de la zona gracias a sus cualidades organolépticas, entre otras".

El trabajo de prospección de árboles frutales se realiza este año en Enate y Cosojuela durante los meses de agosto y septiembre con objeto de complementar los datos recopilados el año pasado en las localidades de Artasona y El Grado. Hasta ahora, desde que se puso en marcha el proyecto hace un año se constatan datos sobre 58 frutales, entre árboles madres e injertados, con predominio claro de manzaneras y multitud de variedades, entre ellas verde doncella, roya y starking; y perales de San Juan, blanquilla, de agosto y otras.

En el registro hay melocotoneros, membrilleros, caquis, figoneros, higueras y ciruelos. Mención específica para el cerezo de Artasona, distinguido como árbol singular. Según el contenido del estudio, la mayoría de los árboles tienen más de 30 años, aunque hay otros más jóvenes por efectos de multiplicación realizada por algunos hortelanos del municipio para su conservación. "En general están en buen estado si bien algunos necesitan cuidados urgentes si se quieren conservar".

Todos los ejemplares se han inventariado con datos sobre el conocimiento de variedades, partes aprovechables, características organolépticas, datos fisiológicos y gráficos sobre los ejemplares. Los técnicos del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (Cita) analizan en el laboratorio los frutos recolectados por las personas informantes con la idea de multiplicar las variedades más interesante para su cultivo posterior en una finca experimental en El Grado. Al mismo tiempo, el proyecto tiene por objeto "conservar la biodiversidad agrícola, fomentar un complemento económico para las familias del municipio y quién sabe si, también, una forma de vida para posibles nuevos pobladores" según informó Ana Cosculluela.

Etiquetas