Aragón

ALTO ARAGÓN - RUTA REIVINDICATIVA

Un ruta estival y sin prisas al volante del tractor clásico

La Asociación Española de Amigos de la Maquinaria Agrícola transita por la provincia en una recorrido que concluye este viernes

Un ruta estival y sin prisas al volante del tractor clásico
Un ruta estival y sin prisas al volante del tractor clásico
Á.H.

BARBASTRO.- Los tractores clásicos son para el verano si se tiene la intención de conocer el territorio anfitrión sin prisas por la carretera donde circulan a 18 y 20 kilómetros por hora.

Hasta ahora, el objetivo se cumple por los participantes en la Ruta del Alto Aragón que se celebra por primera vez durante esta semana y que con salida y llegada a Barbastro ha ido visitando Valonga, Binéfar, El Grado, Graus, Panillo, Tierrantona, Aínsa, Yebra de Basa, Jaca, Murillo de Gállego, Huesca, Siétamo y Salas Bajas.

Los conductores de 25 tractores forman parte de la Asociación Española de Amigos de la Maquinaria Agrícola, a quienes les apasiona el mundo relacionado con máquinas que revolucionaron la agricultura y la ganadería para contribuir al desarrollo de la mecanización del campo, como informa David Gallo, presidente de la asociación fundada en 2003 en la localidad segoviana de Valverde del Majano.

Eugenio Cabau, natural de Berbegal, residente en Barbastro, planteó la iniciativa de organizar la Ruta por el Alto Aragón que se aprobó por unanimidad en la asamblea celebrada el 9 de marzo en Barbastro.

"Normalidad es la palabra adecuada para resumir las actividades realizadas y también la excelente acogida que tenemos en las localidades visitadas. Están encantados por todo", explicó Cabau quien destacó la variedad de modelos y marcas de tractores que circulan por las carreteras altoaragonesas.

En la asociación se han registrado 23 marcas diferentes, nacionales y extranjeras, que conforman un patrimonio sobre ruedas, restaurado, cuidado y puesto en circulación por quienes sienten admiración por el mundo de la mecanización del campo en su doble vertiente de antiguos tractores y maquinaria agrícola.

Los asociados (120) son de varias provincias españolas unidos por la pasión en común hacia el campo y sus herramientas. Eugenio Cabau está "muy satisfecho" como anfitrión porque es la primera vez que los tractores de la Asociación circulan por tierras altoaragonesas y el más lejano ha venido desde Málaga, "por España se han organizado varias rutas, entre ellas Camino de Santiago, Bajada del Ebro, Bajada del Duero, Ruta de los Castillos por Segovia, Ávila y Valladolid, Ruta de la Rioja con antelación a ésta".

En la caravana participan 40 personas entre conductores y acompañantes, una de ellas la barbastrense Isabel Laporta que acompaña a Eugenio y ejerce tareas de "secretaria" aunque es una consumada veterana en las rutas por España. El objetivo esencial, matiza, es "que se conozca el Alto Aragón desde el sillín del tractor y al mismo tiempo, es una oportunidad para reivindicar la España vaciada. Los tractores que colonizaron los campos y cultivaron las tierras son máquinas, algunas verdaderas joyas restauradas y conservadas".

Todos están en uso, "no en servicio de trabajo porque ya se han jubilado, han pasado a una segunda vida bien ganada", explica Cabau que tiene tres tractores antiguos.

El mantenimiento, "en general, es costoso porque hay problemas para encontrar piezas y además, son caras. Ganas, amor, ilusión, paciencia y recursos lo hacen viable", explicó. "En la asociación hay coleccionistas que tienen 50, 70, 80 y hasta 90 tractores, verdaderas joyas, piezas únicas de museo. En la provincia hay seis coleccionistas, entre ellos Lorenzo Ferrer de Graus", según indicó.

La selección de localidades para la Ruta ha sido una tarea "complicada" para los organizadores "bastante difícil porque hay muchos pueblos bonitos y atractivos por los que no pasaremos porque se necesita una estructura con restaurantes y grandes aparcamientos. De todas maneras, son rutas con muchos alicientes desde que salimos del Recinto Ferial donde se celebró Ferma, en cuya historia la maquinaria agrícola ha tenido protagonismo en 58 años".

Los organizadores han contado con patrocinios de ocho empresas, colaboración de 35 más, instituciones, respaldos de los ayuntamientos de Barbastro, Monzón, Esplús, Binéfar, Fonz, El Grado, Graus, Aínsa, Yebra de Basa, Jaca y Bernués, Huesca, Siétamo y Salas Bajas. En definitiva, turismo desde el sillín de los tractores.

Etiquetas