Aragón

ALTO ARAGÓN - CONFEDERACIONES DE EMPRESARIOS

Aragón, Cataluña y Valencia piden inversiones estratégicas

Las tres confederaciones empresariales se reunieron y acordaron una lista de reivindicaciones comunes

Aragón, Cataluña y Valencia piden inversiones estratégicas
Aragón, Cataluña y Valencia piden inversiones estratégicas
CEOE ARAGÓN

HUESCA.- La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Foment del Treball y la Confederación de Empresarios de Aragón (CEOE Aragón) celebraron este jueves un encuentro en Benicarló en el que pusieron en común las reivindicaciones de aquellas infraestructuras que consideran estratégicas para seguir siendo competitivos.

Los presidentes de las tres organizaciones, Salvador Navarro, presidente de la CEV, Josep Sánchez Llibre, de Foment del Treball, y Ricardo Mur, de CEOE Aragón, han pedido que la inversión en infraestructuras se ajuste al peso que representan las tres comunidades. En 2018, se ejecutó por la administración central en las tres comunidades únicamente el 20,7% de la inversión pública regionalizable.

Contrasta con los casi 14 millones de habitantes de la Comunitat Valenciana, Cataluña y Aragón, que representan el 30% de la población del país y el 30% de la población activa -6.993.400 personas. El 32% de las empresas del país están ubicadas en su territorio y su aportación al PIB nacional llega al 31%. Además, el 41% de las importaciones y exportaciones españolas tienen origen o destino en estas tres comunidades.

El presidente la CEV, Salvador Navarro, incidió en la importancia de las inversiones en infraestructuras como elemento central del desarrollo económico y social. "Aumentan la eficiencia de las inversiones privadas, contribuyen a generar mayor actividad económica y ayudan a las regiones no sólo a ser más competitivas sino a estar más cohesionadas".

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, insistió en que la inversión pública se sitúa muy por debajo de otros países de nuestro entorno y supone una pérdida de oportunidades, ya que actúa de complemento y catalizador de la inversión privada, generadoras de puestos de trabajo y riqueza.

En la misma línea se expresó Ricardo Mur. "Las oportunidades de crecimiento logístico, comercial e industrial que derivarían de desarrollar una adecuada conexión intermodal en el conjunto de España y su cuadrante noreste, articulando los tráficos terrestres, aéreos y marítimos de mercancías".

Los empresarios calificaron como estratégicas para el crecimiento económico de las tres comunidades autónomas las infraestructuras.

En primer lugar, el Corredor Mediterráneo, el principal ferroviario de carácter transversal y el de mayor concentración de población y actividad económica de España -el 40 de la población española y el 40% del PIB nacional-. Un eje estratégico para España y para Europa, al permitir la conexión del sur con el centro y norte del continente. Mejorará la competitividad económica y fortalecerá la cohesión social y territorial. Pero las obras no avanzan al ritmo deseado.

Segundo, el Corredor Cantábrico Mediterráneo que exige la modernización de esta infraestructura en el tramo Zaragoza-Teruel-Sagunto para aumentar el desplazamiento de viajeros y el tráfico de mercancías; reducir los costes y también los niveles de emisión de C02, así como articular la conexión ferroviaria entre los puertos de ambos litorales y las comunidades autónomas que atraviesa.

En tercer lugar, los accesos a Puertos del Mediterráneo, los terrestres -ferroviarios y viarios- de los principales puertos del Mediterráneo

Cuarto, la conversión de la N-232 en Autovía A-68, justificada por el aumento de la demanda y porque actualmente es una de las vías de mayor siniestralidad del país. Actualmente sigue pendientes de desdoblamiento 107 km, desde el Burgo de Ebro hasta las Ventas de Valdealgorfa y posteriormente hasta el Mediterráneo.

En quinto lugar, la prolongación de la A-7/CV 10 que ahora finaliza en Vilanova D"Alcolea y vuelve a la N-340 por una carretera convencional (CV-13). Sexto, apuntaron las conexiones internacionales a través de los Pirineos. A largo plazo es necesario impulsar la Travesía Central Pirenaica (TCP), como solución de futuro en la comunicación de España con el resto de Europa. A corto, es necesario recuperar la conexión Canfranc-Francia para poder dinamizar el transporte ferroviario tanto de mercancías como turístico.

Finalmente, señalaron el Corredor Tarragona Península (A-27), prioritario y fundamental para evitar el colapso del área metropolitana de Barcelona.

Se insistió en la necesidad de que las inversiones vayan dirigidas a las infraestructuras con una mayor capacidad de retorno económico y social.

Etiquetas