Aragón

ALTO ARAGÓN - AGRICULTURA

Empieza la siembra de maíz con garantías de agua esta campaña

El presidente de Asaja Huesca, José Fernando Luna, critica que España "es deficitaria en producción" frente a los competidores mundiales y pide sus mismas herramientas

Empieza la siembra de maíz con garantías de agua esta campaña
Empieza la siembra de maíz con garantías de agua esta campaña
E.L.

HUESCA.- Las lluvias de este mes de abril acompañan la siembra de maíz, para la que se espera contar con agua suficiente para cubrir la campaña en las variedades de pienso, cosmética y derivados de la alimentación y consumo humano, con unas previsiones de precio similares a las del año pasado.

En declaraciones a este periódico, el presidente de Asaja Huesca, José Fernando Luna, explica que este año no se ha terminado la declaración de la PAC por lo que se desconocen los datos exactos de la superficie, aunque se estima que rondará las 63.000 hectáreas de maíz primera cosecha, que se está sembrando ahora en la comunidad aragonesa. Y se esperan otras 18.000 de segunda cosecha que se sembrarán en junio tras recogerse guisantes, habas, raigrás o cebada temprana.

"Este año tenemos agua suficiente lo que supone un factor que influye mucho en la decisión de siembra", subraya el responsable de la organización agraria en el Alto Aragón. Otro de los factores que influye es el precio, sin perspectivas de subida. "Parece que el coste del maíz no seguirá subiendo porque hay importaciones con barcos que llegan al puerto de Tarragona hasta diciembre del 2020", comenta.

En concreto, las tres modalidades de maíz que se están sembrando corresponden al de pienso, de cosmética y derivados de la alimentación y el de consumo humano.

Respecto a las 81.000 hectáreas sembradas el año pasado en el conjunto de la comunidad aragonesa, 35.000 fueron genéticamente modificadas (OGM) mientras las 46.000 restantes fueron no modificadas genéticamente. Estas últimas, detalla Luna, corresponden al consumo humano y de cosmética.

Como productores de maíz, "somos deficitarios al no tener las mismas herramientas que nuestros competidores mundiales, respecto a Estados Unidos, Canadá, Brasil y Argentina, que están sembrando la cuarta generación de maíz modificado genéticamente mientras que en España todavía vamos por la primera", explica Luna.

En este sentido, quiso dejar claro que cada año entran en Europa 1,8 millones de toneladas de maíz del exterior.

Puso como ejemplo que "en los países de América y América Latina existen producciones de más de 25.000 kilos por hectárea mientras que en Europa estamos anclados en una gran producción de entre 15.000 a 17.000 kilos por hectárea".

De este modo, Europa no puede competir con estos países, "al tener una semillas más innovadas y hay otros en los que la permisividad de materias activas para aplicar fungicidas o herbicidas son más eficientes que las nuestras".

El presidente de Asaja Huesca recuerda que el año pasado se registró un ataque de araña roja que causó daños en la producción por no disponer de materias primas activas y métodos de aplicación actualizados, lo que provocó una disminución importante de la cosecha en muchas zonas. "Por ello pedimos las mismas herramientas que los competidores mundiales porque es la única manera de salvaguardar un cultivo muy importante como el maíz", subraya.

Etiquetas