Aragón

DOMINGO - COSAS DE CASA

La capilla de la Virgen Chica, un alto en el camino

Esta ermita del Alto Gállego se encuentra en el antiguo camino del pueblo de Barbenuta y está muy vinculada a la de la Virgen de las Canales

La capilla de la Virgen Chica, un alto en el camino
La capilla de la Virgen Chica, un alto en el camino
M.P.

En la comarca del Alto Gállego, en pleno Pirineo, por el antiguo camino del pueblo de Barbenuta, municipio de Biescas, a menos de 30 minutos de marcha desde Oliván, encontraremos las ruinas de la ermita de la Virgen de las Canales que popularmente recibe el nombre de la Virgen Grande, en contraposición de la Virgen Chica, un zoque o capilla de transito que se encuentra en el mismo camino de Oliván a Oros Bajo.

El zoque o capilla de la Virgen Chica se encuentra vinculada a la ermita de la Virgen de las Canales, y muy próxima a ella.

Ambas ermitas o vírgenes están en una misma línea. El sacerdote y escritor Ricardo Mur, en su libro Ermitas y santuarios vivos en la Diócesis de Jaca, dice que "si se echase una piedra a rodar monte abajo desde la Virgen Grande, si no por la maleza, llegaría inexorablemente a la Virgen Chica".

Justo por la puerta de este zoque hay una señalización que lleva a la ermita en ruinas de la Virgen de las Canales. "Es un camino muy empinado que no recomiendo. El camino bueno sale desde el pueblo de Oliván, y se encuentra una ermita debajo de la otra". Como las dos son advocaciones de la Virgen, la religiosidad popular las relacionó entre sí. Este zoque o capilla de la Virgen Chica muestra la misma estructura que los de la zona. "Es de base cuadrangular y estructura cubica. Cubre el exterior a dos aguas con tejado de losa arenisca y al interior con bóveda de medio cañón de tosca. Tiene una hornacina para la imagen y los restos de lo que fue un cepillo limosnero". También en el interior hay un banco corrido a derecha e izquierda.

Tiene marcada la fecha de 1787. En 2002 fue restaurado por los vecinos de Oliván y tanto ellos como los de Orós le llevan flores a la Virgen Chica y cuidan del espacio. Como cualquier capilla de transito, recibe las visitas y oraciones de cientos de viandantes, senderistas y ciclistas que pasan por el camino donde se encuentra. "A la Virgen Chica no le faltan ni avemarías ni flores ni velas", apunta Ricardo Mur.

Este sacerdote y escritor explica que ambas advocaciones, la Virgen de las Canales y la Virgen Chica podrían relacionarse, "y emparentarse entre sí".

La ermita y el zoque pertenecen al término parroquial y municipal antiguo de Oliván. "Podría decirse que ninguna de las dos tiene culto desde hace bastantes décadas, "probablemente desde la Guerra Civil". La advocación de la Virgen de las Canales podría tomar su nombre de las abundantes canales que surcan la ladera del monte donde está enclavada. Este edificio está en ruinas, podría fecharse entre los siglos XV y XVI, y aun muestra los muros y la bóveda de medio cañón apuntada de la cabecera.

"De esta se ha hecho algún intento de consolidar lo que queda pero en la práctica no se llevo a efecto. Sin embargo la capilla de la Virgen Chica, con mejor acceso, sí que el conjunto esta acondicionado, se respeta y se cuida, nunca hemos visto vandalismo". Hay rutas de senderismo y de BTT por el camino de herradura donde está este zoque. Ricardo Mur argumenta que en esta zona del Pirineo, también en otras, "hay bastantes capillas de transito, por ejemplo, la de Santa Engracia, cerca de la carretera y al pie de la ermita de Santa Elena, dentro del pueblo de Biescas está la capilla de San Antonio, en el barrio de San Pedro, y hay otra, la de San Cristóbal en el camino de Orós, hay bastantes, y después tendríamos los zoques de Santa Orosia en el camino de Yebra de Basa".

Etiquetas