Aragón

ALTO ARAGÓN - PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Las unidades de rescate de la Guardia Civil recomiendan ir "poco a poco" cuando dejen salir a la montaña

El teniente Santiago Gómez aconsejaque las primeras actividades sean más suaves para evitar tener lesiones

Las unidades de rescate de la Guardia Civil recomiendan ir "poco a poco" cuando dejen salir a la montaña
Las unidades de rescate de la Guardia Civil recomiendan ir "poco a poco" cuando dejen salir a la montaña
G.C.

HUESCA.- El teniente Santiago Gómez, jefe de las Unidades de Rescate en Montaña de la Guardia Civil en Aragón y Navarra, relata, en una entrevista con este periódico, cuál está siendo el cometido de estos grupos durante el estado de alarma, que les ha supuesto estar 40 días sin realizar ningún rescate en montaña (desde el 14 de marzo hasta este pasado viernes, que auxiliaron a un vecino de Graus que se accidentó tras saltarse el confinamiento), al tiempo que aconseja "humildad" y "precaución" a la hora de retomar las salidas al monte cuando la desescalada lo permita, porque es consciente de que la gente tiene muchas ganas de volver a la montaña.

"Cuando las autoridades determinen que ya se puede salir a la montaña, que se haga poco a poco, porque la gente lleva mucho tiempo en casa sin hacer montaña y el cuerpo lleva tiempo sin hacer la actividad", comenta el teniente, que recomienda que los montañeros vayan "poco a poco, con humildad, que las primeras actividades sean más suaves para ir recuperando poco a poco la forma, porque si no es más probable tener lesiones". "Queremos insistir en estas recomendaciones para que los rescates sean los menos posibles", reitera, ya que no duda de que "al principio va a haber mucha gente." Aunque tampoco se sabe cómo serán las primeras salidas al monte, Gómez apunta que la Guardia Civil siempre ha recomendado y recomienda a los montañeros no ir una sola persona por si se sufre un accidente. Y es que, describe, si una persona que va sola tiene un accidente o un percance puede ocurrir que no pueda llamar por teléfono si está en una zona sin cobertura o que la gravedad de sus heridas se lo impida. "Se puede convertir en una búsqueda que conlleve el uso de muchos más medios humanos y materiales", subraya.

Las unidades de montaña de la Guardia Civil de Huesca llevaban 40 días sin realizar un rescate de montaña hasta que el pasado viernes, agentes del grupo de Benasque tuvieron que acudir al auxilio de un vecino de Graus de 76 años que, tras haberse saltado el confinamiento, sufrió una caída en un sendero de la Peña de Morral. La Guardia Civil informó a este sábado de que el hombre rescatado (que al parecer había salido a caminar, tropezó y cayó por un terraplén, sufriendo posibles lesiones en costillas y cadera) había sido denunciado ya en dos ocasiones por incumplir las restricciones de movilidad establecidas por el estado de alarma.

ÚNICO RESCATE EN 40 DÍAS

Se trata del primero y único rescate de montaña llevado a cabo por la Guardia Civil durante el estado de alarma, pero no es el único caso de alguien que ha salido de su casa para andar por el monte o hacer alguna actividad al aire libre saltándose las limitaciones de movilidad. En el Alto Aragón han sido pocos los casos que han motivado una propuesta de sanción contabilizados por la Comandancia de la Guardia Civil, desde cuya Oficina de Comunicación se califica de "ejemplar" el comportamiento de la ciudadanía de Huesca.

Hasta el del viernes, el último rescate en montaña en la provincia se había llevado a cabo el sábado 14 de marzo (se auxilió a un esquiador en la zona de El Portalet), justo el día en el que se decretó el estado de alarma y cuando las autoridades ya habían aconsejado a los ciudadanos que no salieran a la montaña para evitar, en caso de que hubiera un accidente con heridos, tener que acudir a hospitales, donde se temía una saturación por el coronavirus.

Desde entonces, los agentes destinados en cada una de las cinco unidades de montaña de la Guardia Civil de Huesca (con sedes en Jaca, Panticosa, Boltaña, Benasque y Huesca) han seguido trabajando, pero han cambiado los vuelos en helicóptero en compañía de un sanitario del 061, los ciclos de grúa y las camillas por otras herramientas.

Las primeras semanas del confinamiento, los guardias de montaña estuvieron apoyando las labores de seguridad ciudadana y velando por el cumplimiento del real decreto del estado de alarma. "Nosotros estábamos un poco más en zonas cerca de montaña, parkings y áreas de inicio de actividades o de escalada", relata el teniente, que apunta que con el tiempo han ido realizado patrullas por la montaña con el doble objetivo de vigilar que nadie burle las normas del estado de alarma saliendo a la montaña y al mismo tiempo seguir ejercitándose físicamente para cuando se pueda salir e, indefectiblemente, haya rescates. "Como somos cinco unidades en la provincia estamos por todos los sitios", indica, llegando tanto al Pirineo como al prepirineo y Guara".

Respecto al primer objetivo, Santiago Gómez indica que han cursado alguna propuesta de sanción, al haberse topado con personas - "contadas excepciones", matiza- que haciendo caso omiso del decreto de alarma habían salido al monte, principalmente a hacer senderismo o a coger setas. Entre los casos más llamativos, el de un grupo de cuatro personas que fue "pillado" en un paraje a una hora de Borau.

Y respecto al segundo objetivo dice: "Nosotros tenemos que estar preparados para cuando la gente salga al monte igual que si no se hubiera dado esta situación, porque sabemos que la gente tiene ganas y es muy probable que tengamos rescates", y piensa que serán "muchas" las personas que saldrán al monte en cuanto se permita.

Etiquetas